jueves, 17 de mayo de 2018

CONVIVIENDO CON LA ROBÓTICA


 
Al parecer   un estudio llevado a cabo por el informático  israelí, Moshe Vardi, de la Universidad Rice en Houston-Texas (EE.UU.)  predice que en las próximas tres décadas los puestos de de trabajo serán ocupado por las máquinas. Parece mentira o impensable que esto se llegue a hacer   una  realidad . ¿ Cómo puede ser posible que en este tiempo   el robot termine por suplantar al humano?. Esto supondrá que la mitad de la humanidad aproximadamente dentro de unos treinta años se encuentre desempleada.  Resulta muy preocupante este estudio por su alarmante predicción en referencia al futuro laboral de la humanidad. Pero hay que ser conscientes de que es una realidad la implantación de la robótica en nuestra vida y esto origina la desaparición progresiva de millones de puestos de empleo. No se si es una  suerte, o más bien todo lo contrario, pero el caso es que de manera  exponencial los autómatas crecen y a raíz de ello  literalmente nos invaden. El pasado año había en el mundo alrededor de 1,63 millones de robot funcionando y según comentan durante este año y el próximo habrá unos 2,6 millones. Para echarse a templar  imaginando a tan descomunal  ejército de robots compitiendo en el mercado laboral con el hombre. Es un axioma que el humano ante este desafío tiene todas las de perder  por el hecho de que las máquinas  ni se cansan ni les hace falta dormir, por tanto   su fuerza y energía resultan inagotable, con lo cual  resultan mucho más productivas y rentables.  Y   el empresario como un depredador que  es, que siempre codicia lucrarse más a cuenta de la sobreexplotación a la que somete a sus empleados,  que mejor que valerse  de la inteligencia artificial de la robótica para buscar mayor rendimiento y la optimización del beneficio. Porque es una obviedad el que la robótica esta creada con el fin de que sigan enriqueciéndose los mismos de siempre, por ende la brecha de la desigualdad social  continuará ampliándose. Resulta palmario el que de seguir empleando los adelantos tecnológicos de forma desmedida acabaremos viviendo en una sociedad en la que ciertamente  tendremos que trabajar menos, pero en cambio no os quepa la menor duda de que  la miseria y el desempleo socavarán nuestra calidad de vida y la convivencia. Lo que no termino de entender muy bien, y me parece un contrasentido,   es el mensaje que lanzan  los expertos tecnólogos afirmando que  el  trabajo que te quitan las  máquinas es para que vivas mejor. ¿Cómo diantres puede ser esto si el desempleo va a ser la tónica general decepcionante?     Dudo mucho de que estando sin trabajar se pueda vivir mejor cuando no se tiene  la suerte de permitirse estar ocioso. Si no está de tu lado tan codiciada suerte, por la obligación imperiosa de tener que cubrir las necesidades más primarias  no queda más alternativa que  trabajar para ganar dinero. Y hasta el momento  como no sea trabajando, no conozco otra manera lícita de obtenerlo.




 
( El humano los construye, los programa...y al final se apropian de tu trabajo. Después de ocupar tu empleo,  te dan una  patada en el culo y vegetar en el paro)  

No se ustedes, pero a mí personalmente el que los trabajadores sean sustituidos por estas  máquinas robotizadas carentes de sentimientos y donde brillan por su ausencia los valores humanos me produce auténtica grima. Yo a la hora de hacer una consulta quiero  ser atendido por personas, no por las  impersonales y frías  máquinas con su voz mecánica.  Aunque bien es cierto que la robotización actual me parece un dejá vu porque algo similar  ocurrió aproximadamente a mediados del siglo pasado cuando la mecanización agrícola  acabó con muchos puestos de trabajo en el campo, pero por suerte consiguió muchos otros en las ciudades, en especial en el sector de la construcción y la industria. Cosa que no va a ocurrir en esta ocasión porque al parecer  sólo los robots destruirán 3,5 empleos por cada un solo puesto de trabajo que consigan crear. Es muy evidente que con esta premisa el panorama que se presenta es nefasto en cuanto a la mano de obra humana dentro del panorama laboral en un futuro cercano. Aunque es de suponer que si  en un futuro los puestos de trabajo que en la actualidad son ocupados por hombres y mujeres se van al garete por culpa de que  se impone la hegemonía de las máquinas y esta circunstancia    conlleva a poner en riesgo la convivencia pacífica entre los humanos, motivada por la incertidumbre y desasosiego   que causa una generalizada  desocupación laboral,   imagino que se tomarían algunas  medidas preventivas con el fin de aplacar  al imparable boon tecnológico.  Por que no creo yo que al tomar una decisión de este tipo se origine un escenario apocalíptico de ciencia ficción donde las máquinas se rebelan contra sus creadores.    Por mucha inteligencia artificial que éstas  tengan  aún siguen dependiendo  del hombre porque es quien las programa su  software  para que realicen su función. Está claro, que d e momento tendremos que seguir conviviendo con la robótica y  de paso  desarrollar una nueva inteligencia capaz de  competir   contra ella en el mercado laboral porque a día de hoy  nos encontramos  en  palmaria desventaja con los adelantos tecnológicos. No queda más remedio que  adaptarnos obligatoriamente a este modo de vida con la finalidad de lograr ventajas y evitar sobre todo los inconvenientes que supone la automatización laboral. Predijo en su día el ilustre físico y científico británico, Stephen Hawking, recientemente fallecido,  en plan visionario  que la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana. Desde luego que suena muy apocalíptico este mensaje al que ni por asomo quiero verlo hacerse realidad. En cambio si espero y deseo  que sean compensados con el resurgimiento de otros trabajos para los humanos los millones de puestos de empleo perdidos por ser ocupados por la robótica. Soy consciente de los beneficios que nos aportan las nuevas tecnologías pero me pregunto si las suplantación de las personas por robot van en la dirección adecuada.

prueba

domingo, 6 de mayo de 2018

MALDAD


 

Es congénita la maldad, o se va desarrollando progresivamente en el ser humano debido  al entorno en que vive. Una dualidad a mi entender bastante compleja. Está claro que perfectamente pueden tener su punto de razón ambas. Es muy probable que no nazcamos con el gen de la maldad y que sean las circunstancias quienes nos obliguen a actuar de una u otra manera;  casi siempre dependiendo del estado mental o personalidad de cada uno.   Hay postulados que dicen que tanto el bien como el mal son inherentes al ser humano y que sólo es cuestión de decisión para alterar su conducta. Aunque también es de recibo reconocer que el concepto del bien y del mal es algo subjetivo. Según la cultura o la manera en que hayamos educado a nuestra mente se irá formando el susodicho concepto. Como por ejemplo son los casos de Hitler,  Stalin, Pol Pot, Franco  y otros tiranos asesinos que se han dado cita a lo largo de la Historia y que  pensaban en su momento que la monstruosidad que estaban cometiendo era para hacer el bien a la Humanidad.   Los expertos en este asunto afirman que quienes  han sufrido una infancia   traumática en un futuro son potenciales sujetos propensos a imitar un comportamiento traumático, con trastornos psicológicos que acaban siempre  generando maldad.  ¿Todos esos psicópatas, pedófilos, violadores y demás ignominiosa gentuza, con el arquetipo de la infanticida Ana Julia Quezada o la siniestra "Manada de lobos violadores",  que lamentablemente han acaparado tantas páginas en los medios de comunicación, habrán sufrido una infancia dura  para que muestren un comportamiento tan abyecto? No lo se, pero desde luego el hecho de haberla vivido no justifica  tan infame conducta.    A veces nos preguntamos como puede ser posible que todos esos de psicópatas con un largo historial de crímenes,  o violaciones,  sean capaces de cometer tantas atrocidades. La respuesta se me antoja  que es bastante confusa y a su vez  muy ardua de entender quienes no tenemos el suficiente raciocinio    para poder llegar a conocer  las razones    que  impulsan a criminales  de esta magnitud   a proceder de esta forma . En mi opinión, una de las principales razones que pudieran  motivar el actuar así a  un psicópata es por perder su capacidad de sentir empatía por los demás. Y puede que la causa de esa pérdida  principalmente se deba a los traumas mencionados. Está claro que los hechos que ocurren en el pasado, si éstos resultan traumáticos, acaban por marcar la vida de las personas y los hacen cambiar  de forma muy negativa si ocurren durante etapas tan primordiales como son  la infancia y la adolescencia.



 

Me resulta palmario el que la conducta humana cuenta con las condiciones óptimas para generar personas extremadamente malvadas. El ser humano en general es bastante impulsivo, y a pesar de conocer las normas sociales, comete todo tipo de maldades aún sabiéndolo, pero es evidente que acaba dejándose arrastrar por los sentimientos, los cuales a mi juicio son parte principal de la considerada maldad genética. Aunque a este respecto, según la teoría del   filósofo suizo Jean- Jacques Rousseau, el ser humano está orientado naturalmente para el bien; nace  libre y bueno, pero debido a la opresión  que ejerce la educación tradicional, destruye esa naturaleza, razón por lo que la sociedad acaba corrompiéndole. Más o menos  viene a darnos a entender  con sus conjeturas que el hombre es bueno por naturaleza pero que al verse afectado por el entorno y la enseñanza convencional  recibida  va  transformándose en un ser malo. Desde luego que razón no le faltan a sus argumentos, aunque   las teorías de este ilustre filósofo suizo son diametralmente opuestas a las formuladas  por  su homólogo, en este caso inglés, Tomas Hobbes considerado uno de los fundadores de la filosofía política moderna, quien advirtió que el estado de naturaleza del hombre no es pacífico, sino más bien “un lobo para el hombre” que se une en sociedad con el único interés de sobrevivir. Un interés que según mi criterio  es puro egoísmo cargado de sibilina maldad. Y puede que también manifieste una veracidad incuestionable.  Lo que  resulta  axiomático a todas luces es que sus teorías acerca de la naturaleza humana son palmariamente antagónicas.  ¿ Cuál  de ambas puede resultar la más certera?  Será cuestión de  emplazarlas  a  una interesante discusión, donde hay duda que  se  podrá originar numerosos debates encontrados.

Quizá lo  que también deberíamos  preguntarnos es ¿quién no posee maldad en su interior?  Pienso que nadie está exenta  de ella, aunque sea una ínfima cantidad, la cual es lo suficientemente válida para maquinar cualquier estrategia con tintes maliciosos.   No somos la bondad personificada.  Reaccionamos con impulsos o instintos de maldad la mayoría de veces  cuando no sentimos agraviados física y mentalmente. Es como un mecanismo de defensa para no estar excesivamente expuestos al mundo. Hasta las personas que creemos que son esencialmente bondadosos, tipo la “Madre Teresa de Calcuta”,  tienen también sus dosis de maldad en su interior con el propósito de que no les hagan daño.  Mucho se  ha escrito e investigado con referencia  a la maldad y  son varios los experimentos  que se han hecho y el resultado en la mayoría de esas investigaciones muestran lo mucho que puede influir el entorno en el que nos encontramos a ese rol que desempéñanos en nuestro comportamiento y actitudes. Aunque debemos tener en cuenta que existe la maldad intrínseca en el ser humano de tal forma que en algún momento podemos manifestarla  y ser extremadamente crueles. Por otra parte, si ya desde su naturaleza la maldad es perniciosa, cuando se alía con la ignorancia se convierte en la reencarnación de lo peor que puede llegar a ser el hombre, y por desgracia en la actualidad en el mundo hay excesiva  tendencia a hacerse realidad.  



martes, 24 de abril de 2018

He vuelto





Hoy traigo la palabra entre los dientes,
igual que faca afilada que sobre el miedo se perfila
y va mostrándose desnuda en mi garganta.
Vengo con este resumen de exilio y muerte
ocupando las arterias del silencio
y presiento que a través de la piel del dolor
todas las amapolas de mis huellas sangran.

Hay un lumpanar de crisantemos en la carne,
donde impúdicas las putas con los sueños se amanceban
y los borrachos en la entrepierna de la luna se beben
esa pasión de luz que por tanta fiebre se derrama.
Una abstinencia de siglos por mi sexo transita
para que en el útero infecundo del futuro
se engendren los hijos bastardos que parirá el olvido.

Regreso convertido en taciturno viajero del pasado
que a una balsa de nostalgia se aferra
para que la vida estrene cada día un pulso nuevo
y saciado de soledad voy del vacío hacia la nada.
Por detrás de mi inocencia preludia un amanecer
que, en el calor ausente de unos senos, despierta
ese temblor añejo que a mi lumbre adolescente aviva





domingo, 15 de abril de 2018

SOLEDAD


 
Los cambios socioculturales y económicos han dado lugar a un notable incremento de la soledad. Al parecer los mas vulnerables a esta problemática son las personas mayores, las cuales ganan en autonomía pero cada vez tienen menos vínculos afectivos a su alrededor. Resulta esto una  combinación que les expone de manera perjudicial a su salud.  La soledad no deseada, en especial a las personas mayores, según han llegado a la conclusión recientes investigaciones    puede generar numerosas patologías, como por ejemplo el deterioro cognitivo, la depresión, enfermedades cardiovasculares, falta de movilidad y lo más grave: mortalidad temprana. En referencia a esto último, el magistrado y jurista español, Joaquim Bosch, comentó que cada vez crece el número de  cadáveres en estado de descomposición que se encuentran en los domicilios.  Se trata de cadáveres de ancianos que además de haber estado viviendo solos, fueron olvidados y abandonados por familiares o por  la sociedad en general. Cuando sucede algo tan trágico y descorazonado como esto, deberíamos preguntarnos conjuntamente si merecemos el nombre de seres humanos con dignidad.  Por otra parte, lo que  debemos tener   bien claro es  que     la soledad que no se ha elegido  acarrea una problemática de nefastas  consecuencias que afectan a la salud física y mental.  En mi opinión no creo  que  estas consecuencias afecten en exclusividad a los ancianos,  también  los jóvenes  no se encuentran  libres  de sufrirlas  por  no estar inmunizados contra  la soledad,   la cual  socialmente no está bien vista; es más muchas veces está teñida de una sensación de fracaso social. Por esta razón  esta sociedad  tiende a no visibilizarlo porque es parte de nuestro fracaso como sociedad. Por cierto, en el Reino Unido   como la soledad ha alcanzado un asunto de Estado por que según un estudio reciente,  aproximadamente a  unos nueve millones de británicos  les afecta,  han creado una Secretaria de Estado contra la Soledad. No se hasta que punto este Ministerio podrá poner remedio a los   efectos nocivos que origina esta problemática generalizada,   pero es evidente que todos los medidas preventivas  que se pongan en práctica  para atenuar sus efectos serán altamente beneficiosos   para la salud mental y física.  En España, aunque no son datos fiables, se calcula que aproximadamente son dos millones de personas los que sufren la soledad no deseada y corre el riesgo de que vaya creciendo exponencialmente esta cifra.  Razón por la que se  vería con buenos ojos el que en este país también se  adoptasen planes estatales contra este fenómeno considerado ya por los expertos como una  epidemia del siglo XXI, que no entiende de clases y genera exclusión social y problemas de salud y con la que los humanos debemos acostumbrarnos a vivir.



 
 
El prestigioso autor brasileño, Paulo Coelho, ha dejado  escrita la siguiente frase   que dice lo siguiente: “El ser humano puede soportar una semana de sed, dos semanas de hambre, muchos años sin techo, pero no puede soportar la soledad”.  Aunque  resulte   una sentencia lapidaria esta frase escrita,  me voy a  toma la licencia de   disentir  acerca de que  el humano no puede soportar la soledad.  Supongo que el autor del enunciado se referirá a esa soledad no deseada que crea angustia y desesperación, y que a su vez literalmente invade de manera tóxica nuestro cerebro y lo habitual es acabar  envueltos en un mar de lágrimas con el fin de aplacar sus desgarradores efectos. Evidentemente  ésta sí resulta insoportable.  En cambio para quienes optan por elegir la soledad como forma de vida creo que para nada tendrán que soportarla, más bien todo lo contrario. Esta claro que unos eligen libremente esa forma de vida y la disfrutan; en cambio a otras personas la soledad por imposición les causa un terrible sufrimiento.   Vivir solos o acompañados generalmente es una elección personal, sobre todo entre los jóvenes, porque saben que pueden tener autonomía y por esta razón  consiguen llevar bien su situación elegida. Además vivir sólo no tiene que ser sentirse solo, sino que puede resultar una experiencia enriquecedora.  Tampoco nos creamos  que por el simple hecho de vivir acompañados estemos libres de los infortunios que genera  la soledad. En absoluto. Cuantas veces nos hemos visto en la situación  de estar rodeados de mucha gente, o en compañía de una única persona,   y tener la sensación de que estamos completamente solos. Para mí esta circunstancia me resulta deprimente y contradictoria por que nos hace sentir que no encajamos en ninguna parte, con el vacío interior y la insatisfacción vital que esta triste situación representa. Otro hecho que  a mí personalmente  me resulta bastante paradójico con relación al asunto del que hablo, es que  generalmente estamos más unidos que nunca merced a  los medios tecnológicos,   pero  en cambio cada vez estamos más solos. Y eso que a través de las redes sociales o el “inteligente” Smartphone  podemos contactar con cualquier persona del mundo y recibir respuesta inmediata. Resulta palmario el que la tecnología no deja de ser un medio de aislamiento y totalmente impersonal, y por consiguiente contribuyen a maquillar el problema de la falta del contacto  o acercamiento físico entre las personas y a esto lamentablemente se le debe considerar soledad profunda, por más que tecnológicamente tratemos de encubrirla. Cuanta tristeza y sensación de fracaso encierra que sean el teléfono móvil y el ordenador nuestros únicos acompañantes.  Cuando  deberíamos evitar  caer en la “tecnodependencia” por ese aislamiento que ocasiona y que tan asociado está a la soledad no deseada, por más que  tratemos de disfrazarla con los tropecientos mil amigos que tenemos añadidos  en Facebook y otros tantos seguidores en Twitter.  Tristemente el problema seguirá estando ahí, porque la soledad es un rasgo inevitable de la experiencia humana; todos la llevamos dentro  y cada uno trata de superarla como puede. A eso se le llama comunicación



martes, 20 de marzo de 2018

NOS DICEN QUE SE LEE POCO



 
El 40, 3 % de los españoles no lee nunca o casi nunca lo hace es la conclusión principal del Barómetro de Hábitos de Lectura  y Compra de Libros en España 2017 de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) .  Una conclusión la cual indica que cuatro de cada diez españoles  son inmunes al encanto del libro por que les trae al pairo la lectura.  Pero lo preocupante de este asunto, en mi opinión, es  que el número de personas que no lee nunca ha ido creciendo de forma considerable desde el año 2009 hasta el año en curso. La verdad es que aún resultándome cuestionable la conclusión principal a la que ha llegado el susodicho Barómetro ,y por tanto resulte discutible   o no su veracidad sobre ese  40,3 % de los españoles que indica que no leen nunca o casi nunca,  para alguien cuyo hábito de lectura es una constante,  como es mi caso,   no deja de resultarme sorprendente esta cifra.  ¿Pero resultará cierto que en este país existe toda esa gran cantidad de personas  que no leen nunca o casi nunca?  Pues es todo un contrasentido  esta situación   en un país donde se editan entre 55.000 y 65.000 títulos al año; vamos que casi doblamos en publicaciones de libros a  Alemania, Francia o Italia.    Me parece un auténtico despropósito  lo de publicar tan exorbitante  cantidad de títulos anuales cuando existe todo ese   elevado porcentaje de españoles  que no tienen interés alguno en prestarles  atención. Pero bueno,  en contraposición a ese despropósito,  están quienes sí les prestan la debida atención a la mayoría de  cuantos se publican y en cierto punto sirve para justificar todos esos miles de libros que al año se editan  con el fin de que sean leídos. Sobre todo por las mujeres, porque en España ellas leen más que los hombres con una diferencia porcentual de diez puntos. Tengo entendido que la lectura incrementa la inteligencia, con lo cual resulta un axioma demostrar quien puede ser más inteligente de los dos.  Por otra parte,  no creo yo que se publiquen con fines exclusivamente comerciales la mayoría de esos títulos porque así lo demanda  el  neoliberalismo que todo lo confía  a los mercados y también a   la economía de este sistema tan absorbente. Aunque hay que reconocer   que el libro es la primera industria cultural de España que  aporta el 0.78 del PIB.





¿Por que será?
 
Supongo que el factor  educacional se hará  determinante a la hora de    fomentar tanto al libro como a su lectura. Sobre todo a personas que claramente su interés es nulo.  Resulta palmario que el hábito de la lectura forma parte intrínseca de la Cultura y todos conocemos sobradamente que la Cultura a día de hoy no es algo prioritario para  el actual Gobierno. Además, tiempo atrás ya la postergó claramente con la imposición del polémico    canon con el  21 %  de IVA cultural . No cabe duda de que tal imposición contribuyó a lastrar al sector de la Cultura y ello fue el coadyuvante idóneo para que se a encareciera el libro, con lo cual fue otro añadido más para que se elevaran las cifras de personas que no leen nunca.  Aunque bueno, lo de no leer nunca, nunca, me parece un concepto bastante relativo. No se si la conclusión final a la que llegó el mencionado Barómetro  se basa exclusivamente  a los hábitos de lectura del libro en su diferentes estilos literarios, o englobaba también otro tipo de lectura como por ejemplo la prensa tanto  digital como en formato papel. En mi opinión creo que serán muy pocas las personas que no se molesten en leer determinadas noticias en los periódicos, sobre todo las de información deportiva porque no cabe duda de que se trata de   un producto asociado a   la industria editorial del que se hace un grandísimo consumo.  Producto al que  por supuesto nadie se pude otorgar el beneplácito de catalogarlo como lectura trivial  por carecer de la correspondiente enjundia literaria. Si  a priori de lo que se trata es conseguir disfrutar un rato de placer con la lectura,  no veo yo razón alguna que pueda impedir alcanzar un placer semejante   leyendo las obras de  ilustres literatos que  las andanzas deportivas del “Mega Crack ”  de turno. Todo es cuestión de preferencias.


Al parecer todos esos españoles que no leen nunca o lo hacen en contadas ocasiones argumentan que nos les gusta, no les interesa y sobre todo por falta de tiempo. Imagino que a nadie le resultará una sorpresa el que por falta de tiempo no se lea. Es lo normal que esta circunstancia ocurra en la actualidad porque debido al ritmo  estresante que impone este sistema tan competitivo y excluyente en el que estamos inmersos,  obliga el que se viva de continuo con excesiva prisa y zozobra.  Y   para deleitarse en plenitud con la lectura, se necesita  en exclusividad  tiempo y tranquilidad mental y al frenético  ritmo en que se intenta vivir hoy en día  resulta imposible por ser    la antítesis de lo que la lectura requiere. Una cosa que debemos   tener bien  claro es la necesidad de  apostar por la lectura ,  no ya como un referente para el futuro de una sociedad sino como una propuesta que ayude aprovechar el tiempo que de alguna manera sirva para que construya intelectualmente a las personas. Esta claro que  el sistema educativo será clave en la formación lectora de nuevas generaciones. También debemos tener en cuenta que el ejercicio de leer resulta muy beneficioso para el cerebro porque a éste  le permite afinar la memoria, agilizar la mente y retardar el envejecimiento. Esto es lo que afirma un estudio encabezado por el Dr. Robert Wilson del Centro Universitario de Chicago. Verdaderamente   la información que indica este doctor norteamericano es todo un estímulo para seguir apostando por este saludable hábito que nutre  tanto a nuestras habilidades mentales como a nuestra salud mental. Además para quienes desarrollamos el ejercicio de la escritura con mayor o menor suerte, nos sirve para ampliar nuestros conocimientos y vocabulario. Por lo tanto habrá que continuar promoviendo los cognitivos  beneficios personales que nos aporta la lectura con el fin de estimular nuestro cerebro y su capacidad intelectual.

 

 


domingo, 11 de marzo de 2018

DE VERGÜENZA

 
 
Nos aconsejan que nos esforcemos para mostrar una actitud   positiva   a fin de que  nos resulte lo más feliz posible el transcurso de la vida.  Estoy totalmente de acuerdo con tan excelente consejo,    aunque hay que reconocer, que  para conseguir el objetivo indicado, habrá que  actuar desde  una postura individualista carente de toda empatía o  compromiso con la realidad social porque  de lo contrario resultará una auténtica utopía.  Pero a veces por mucho que intentes obviar la realidad social a fin de evitar  caer en un  sentimentalismo conmovedor,  siempre acaban afectándote todas esas perversas situaciones generadas por este sistema tan sometido   al capitalismo salvaje.  Situaciones  que la mayoría de ellas  a mí  particularmente  me afectan seriamente  por su irrefutable iniquidad. Son  los medios de comunicación  quienes normalmente se encargan de  que conozcamos la terrible realidad que sufren de forma cotidiana  la miles, o millones,  de personas  excluidas de la sociedad  del bienestar.   Una de las noticias  a las que me refiero apareció días  atrás en estos medios y hablaba de que una  señora de Manresa, de 83 años,  tuvo que pedir ayuda a un convento de monjas tras pasar tres días sin comer por que la pensión no le llegaba. Al enterarme de cual era la    razón para no  llegarla, me entró un cabreo monumental y no es para menos cuando sabes que la  infeliz cobra únicamente 338 euros de pensión al mes. Trescientos los emplea para gastos de piso y sólo le quedan 38 para pasar el mes. Así como lo oyen: ¡38 míseros euros para comer durante todo un mes!.  No me extraña que por tan dramática situación esta mujer  pase autentico hambre y demás  penurias habidas y por haber. Otro caso al de esta mujer ocurre en Málaga a cuenta de un señor de 73 años que cobra únicamente 300 euros al mes de pensión  y que anda mendigando por las calles de la mencionada ciudad para poder dar de comer con lo que saca a su mujer y nietos. Como estos dos casos que he comentado, hay cientos o miles parecidos que se dan en la actualidad. Dan fe de ello,    los numerosos bares y restaurantes a donde  acuden cada día todo tipo de personas mendigando comida, en su mayoría son personas que se han quedado sin trabajo y que no tienen que comer. Como se ve, no faltan personas que tratan de alimentarlos lo mejor que pueden.  Es  evidente que se hace necesario el que todos debemos implicarnos de alguna forma  en mejorar la vida de los más vulnerables.





 

 Lo terrible de todo esto  es que no estoy hablando de personas  que residen  en algunos de esos países tercermundistas, donde todos conocemos sobradamente que debido a la situación social, económica y política que soportan,   es muy común el que se de esta terrible situación de supervivencia, sino que  estoy hablando de uno  al que se le denomina capitalista como  resulta ser España, donde tanto se derrocha a trote y a moche en fastuosos eventos públicos; en cambio se les niega lo más básico para vivir a  todas las personas que se encuentran excluidas socialmente   Como se ve, el hambre y  demás  penurias  no conocen fronteras y se van cambiando de dueños.  ¿No se les caerá la cara de vergüenza  a los políticos  de este país  por la  terrorífica dimensión  que alcanza todo este drama humano?  Me temo que ellos viven paralelos a esta realidad, en su particular y lujoso  status  del bienestar, razón por lo cual   ni lo más mínimo sienten vergüenza alguna. Habrá que insistir en  pedirles que promuevan políticas  dirigidas a revertir esta situación,  pero me temo que va ser  baldía nuestra  insistencia  Y para muestra un botón. Lleva mucho tiempo el movimiento de  los jubilados de toda España tomando las calles y asediando el edificio del Congreso de los Diputados  casi  a diario para manifestarse y hacer oír sus reivindicaciones y protestas en defensa de unas pensiones dignas, pero tanto  el  ínclito  presidente del Gobierno, Mariano  Rajoy, como   sus acólitos hacen oídos sordos a estas  multitudinarias manifestaciones de los pensionistas. Estoy convencido de  que hasta  que adviertan que  la amenaza de castigarles en las urnas por parte de   este colectivo social se pueda hacer una realidad,   los responsables de vaciar la hucha de las pensiones no van a  tener en cuenta seriamente sus reivindicaciones.  Por tanto,  los   pensionistas actuales y los supuestamente en un  futuro, que  vayan apretándose los machos,   porque según tengo entendido España es el país de la Comunidad  Europea  que más va a recortar sus pensiones hasta el 2060.  Está claro que para dar “tijeretazos”,  en Europa no hay  país alguno que   nos haga  sombra para nuestra desgracia.


Muy  angustiosa resulta la situación social que este atribulado país está viviendo en la actualidad. No se si son secuelas de la dura y prolongada crisis sufrida, o es que aún no la hemos metabolizado lo suficiente para dejar de notar sus estragos, por mucho que se jacten en pregonar su finalización aquellos que pretenden  hacernos creer que así es cuando  muestran   las cifras que exponencialmente van en  aumento en cuanto a  los beneficios obtenidos tanto  por la banca como por las grandes empresas. Es obvio que estas macroeconomías no son el fiel reflejo de los ciudadanos de a pie.  El espejo adonde éstos deben mirarse es el de   la economía de supervivencia que cuenta la mayoría para ir tirando con todo tipo de estrecheces; o el de    la extrema pobreza que otra minoría sufre y por la cual  se ven en la obligación de mendigar para comer por cobrar míseras pensiones.   Cuando las colas para entrar en los comedores sociales se hacen  interminables o el Banco de Alientos no da abasto para satisfacer todas las demandas,  se demuestra que a cuenta de  la mediocridad  de sus políticos, social y  económicamente , este país no funciona como es debido.  Así que te aconsejo que ahora en adelante no les hagas ni puñetero  caso a todos esos mentirosos que  tratan de venderte la moto en forma de  la tan cacareada y  maravillosa Marca España.


 

 
 
prueba

jueves, 22 de febrero de 2018

CAÍDA DE UN MITO

Se me ha caído un mito.  Y  para ser sincero, no me lo esperaba tratándose de tan ilustre personaje. La razón de este comentario viene originado por una información que leí días  atrás en  el suplemento de un  periódico de tirada nacional.  Dicha información hablaba sobre     la hija madrileña que tuvo  el insigne poeta chileno, Ricardo  Eliécer Neftalí  Reyes Basoalto, más conocido como Pablo Neruda ,  a  la cual abandonó y también tuvo la indecencia  de llamarla, entre otros vejatorios epítetos,  “vampiresa y un ser perfectamente ridículo”.   El motivo de esta vejación y de ser repudiada se debió a que la niña de nombre Malva Marina había nacido con hidrocefalia. Patología la cual consiste en un aumento anómalo del líquido en el cerebro y esto hace que el tamaño de la cabeza sea fuera de lo normal. Cuando el poeta dimensionó los efectos de tan grave enfermedad  su desilusión y sus problemas conyugales fueron patentes. Por esta  razón  decidió también  abandonar a la que por entonces era su mujer  y madre de la desdichada criatura, María Antonia Hagennar Vogelzang, -Maruca-   nativa de la isla de Java.  Una vez consumado  el abandono de ambas por  parte de este crápula, el ajetreo de su vida amorosa   fue una constante,      se dedicó a disfrutar de todos los privilegios concedidos merced a su glamurosa vida literaria y también   a cumplir con sus deberes  diplomáticos   y  su   compromiso intelectual  y político  con el Partido Comunista.  Como colofón   a su   desvergüenza, cuando a través del consulado chileno de Holanda, país  donde acabaron sobreviviendo madre e hija pasando hambre y todo tipo de  penurias,  le llegó la notificación por parte de la madre de la niña de que  había fallecido Malva Marina y le  pedía que se reuniera con ella, el silencio de Neruda fue  la respuesta. Esta breve síntesis que  he dejado aquí expuesta sobre la única y malograda descendiente que   tuvo el Premio Nobel chileno es parte de lo que narra en su primera novela la escritora holandesa,  Hagan Peeters. A pesar de haber transcurrido 84 años de este triste episodio, con su narración quiere rescatar del olvido esta tragedia y a su vez   desvelar el misterio de esta niña enferma de hidrocefalia   que fue ocultada y repudiada por su padre, el que   es considerado una de los más grandes poetas del universo literario.



 
( En esta imagen aparece la tumba de Malva Marina situada en el cementerio de Gouda (Holanda). Lejos del mar donde crece la flor de la Malva Marina)
 
 
Es obvio que escribir sobre un acontecimiento   que no se ha vivido ni conocido  personalmente y  del  que además  han transcurrido  más de ochenta  años puede resultar cuestionable. Pero es de suponer que esta escritora en su momento se   documentaría debidamente  a través de fuentes muy fiables   para que  resulte  lo más   verídico posible  todo  cuanto nos relata en su opera prima, a la que por cierto   tituló   "Malva". (Ed. Rey Naranjo)  Al margen de lo fidedigno o no que pueda resultarnos cuanto narra en su novela esta autora neerlandesa,  lo que para mí ha quedado  patente es que a raíz de  haber conocido  tan dramática historia  ha hecho que se me cayera un mito, tal como indico al principio. No creo que  vuelva  a tener el mismo concepto ni la misma  elogiosa consideración  que antes sobre la  obra de este genial poeta una vez que he conocido esta información.  Supongo que habrá quienes piensen que lo mejor de tan repugnante asunto   es pasar página y  tratar de quedarnos con su excelente obra, o su ideario, aunque seamos conscientes de que tras todo ello queda oculto falsedad y cinismo. Yo desde luego  no  estoy dispuesto  a pasar página alguna; como tampoco tengo  el más mínimo interés de que me siga  embaucado  literariamente con su doblez  por  todo el   asco y la desilusión  que me ha causado  este nauseabundo asunto. Resulta palmario que   como intelectual   es merecedor  de todo el reconocimiento literario que se le ha atribuido, pero en cambio como persona, por mi parte,  se merece  el mayor desprecio por abandonar sin la menor consideración ni escrúpulo  a su propia familia.  Precisamente él  que en apariencia  ha mostrado tanta sensibilidad  y generosidad en sus obras, donde  aflora el amor  magnánimo  en  su mayor plenitud. Lamentablemente por este espeluznante  episodio me temo que ahora en adelante  me va a resultar    todo un alarde de cinismo e hipocresía poética  sus “Cien sonetos de amor”, o sus   Veinte poemas de amor y una canción desesperada”…y cualquier otro poema o libro de su autoría   con temática amorosa.  Este personaje   será muy difícil    que   me pueda convencer de que  en algún momento fue capaz de amar  sabiendo de la conducta tan  miserable que mostró hacia su propia hija.   La vida está llena de mitos con sus correspondientes mentiras y siempre resulta un placer, o una decepción, cuando desenmascaran a alguno de estos impresentables que a los que tenemos encumbrados en los altares.  Lo que no se si también  este deleznable  hecho puede dejar en entredicho su fidelidad y compromiso con el ideario comunista. Será algo que quedará supeditado a las fobias y  filias que suscite entre los adeptos y detractores  con el pertinente ideario. Pero estoy convencido que a más de una persona embelesada   tanto por su obra literaria  como por su dogma  comunista   les habrá debido producir  un sarpullido en la conciencia cuando se han enterado del comportamiento  tan perverso que tuvo hacia  su propia familia.   Es duro, pero esto sucede con frecuencia,  personas a las que admiramos como artistas o escritores, pero cuando descubrimos su vida privada comprobamos que no han estado a la altura de su propio mito debido a  las miserias humanas que ocultan.  Es lo que ha ocurrido en esta  ocasión con este genio     literario pero a la vez un auténtico monstruo. Es evidente que    la genialidad no está reñida con la perversidad. En mi opinión,  esta trágica historia es  un fiel reflejo  de las luces y las sombras que muestra el ser humano. Como al final   son nuestras acciones las que nos juzgan no nuestras palabras,   el ilustre vate universal,  Ricardo Neftalí  Eliécer Reyes Basoalto,  con el seudónimo de Pablo Neruda,  debido a la axiomática maldad que lleva implícita su acción queda lo suficientemente retratado.