viernes, 20 de julio de 2018

MUSULMANAS



Como  el verano es esa época del año en que habitualmente    las temperaturas que se registran son de extremado calor,    lo normal es que   tratemos ir  lo más ligeros posible  de ropa y es que  para combatir el asfixiante calor todo  es poco. Pues bien,  de esta guisa íbamos vestidos  la totalidad de personas que viajábamos días atrás en  un vagón del metro  a excepción de una mujer origen musulmán que cubría todo su cuerpo con el tradicional hiyab. Únicamente tenía al descubierto su cara.  La acompañaba, pongamos  que  su  marido, un tipejo que vestía plácidamente  bermudas y camiseta de tirantes y se calzaba unas cómodas chancletas. Vamos, que muy "fresquito" iba este individuo  con tan ligero atuendo.  En cambio su infeliz mujer todo lo contrario, tal como indico.    Estoy convencido de que aquella exótica vestimenta hasta lo indecible  la estaba causando   una sofocante sensación de agobio. Y esta es otra, llevaban los bártulos que se utilizan para ir  de playa. Es de suponer  que al llegar  ambos al arenal,  el caradura de su marido se quedaría vestido únicamente con el bañador para darse sus placenteros  baños en el mar, o ligarse un buen bronceado. Pero  me temo que  la desdichada mujer  desgraciadamente volvería de nuevo a ser la excepción . No me cabe   la menor duda de que en la playa  seguiría envuelta en su  vestimenta sufriendo estoicamente  un calor insoportable. Aunque también  puede que   se decidiera  salirse del rol asignado y  con ello meter sus pies dentro del agua. Por  supuesto que  levantando su vestido  únicamente  hasta las rodillas  por temor a   ofender yo no se si al autoritario marido  o a la religión que procesa. Respecto a este último comentario, al parecer hay mujeres integradas en esta misma  religión que son “sutilmente atrevidas” y optan por   meterse  enteras  dentro del  agua; pero eso sí,  envuelto todo su cuerpo en un atuendo especialmente diseñado para las mujeres musulmanas al  que se le conoce como “ burkini” y  lo único que deja al descubierto son la cara, manos y pies.  No es extraño que   suelan coincidir en las mismas playas estas mujeres que se cubren con el burkini y las otras que sin recato ni prejuicio alguno cubren una pequeña parte de su cuerpo con el sugestivo bikini,  y cuando no  van  en topless.    No veas el contraste que produce ver  semejante cuadro. Las reacciones que esta situación provoca suelen ser de incredulidad  o de tomarlo en plan de risa. Depende de como personalmente lo coceptúes. Lo  que no admite discusión alguna es que se trata  de   dos formas paralelas y antagonistas de  sentir el pulso de la vida acorde a unas creencias religiosas.   




¿Alguien duda?
 
A veces dudo de si estas mujeres que visten así y se comportan de esta manera tan sorprendente, más que  víctimas de sus maridos, son presas de sus prejuicios o de la ignorancia por la desinformación y el fanatismo que profesan a unos dogmas religiosos. Muchas mujeres dicen que visten voluntariamente este tipo de atuendo como  signo de identidad. Puede que sea cierto,  no soy yo quién  para desmentirlo.  Pero  lo que considero palmario  es que estas  prácticas  con tintes sexistas del islán son un retraso para una sociedad que no ha evolucionado, con lo cual  a mi juicio echa por  tierra  todas las conquistas que a través de los siglos  las mujeres han ido logrando en su lucha contra  machismo imperante. Aunque supongo que muchas de estas mujeres musulmanas no creo que se cubran su cuerpo con tal vestimenta porque quieren, más bien por seguir un modelo sexista que les trata como inferiores. Pero  como ya he indicado, el fanatismo y la ignorancia son los verdaderos culpables de este tipo de conductas y creencias. Y por supuesto que también hay que culpabilizar al machismo que tan inseparable resulta de la religión musulmana. Aunque a este respecto,  tampoco la religión cristiana  se ve libre de esta infame lacra. Sólo es cuestión de leer   pasajes de la Biblia para comprobar in situ que igual que   el Corán también este libro sagrado está plagado de frases machistas donde claramente conceptúan a la mujer como un ser inferior. Pero según mi criterio la religión cristiana, a pesar de que su contumaz machismo  se resista a desparecer, se ha visto en la obligación de ir evolucionando progresivamente para adaptarse a la realidad de su tiempo; en cambio la religión islámica parece seguir estancada en sus orígenes debido al fanatismo radical de sus fieles seguidores que no están dispuestos a evolucionar.  Yo creo que  más bien es una involución perenne y este hecho hace que  su comportamiento sea el de   auténticos “talibanes” tal como se puede comprobar de continuo  por circunstancias como la que a principio he comentado. En España, como en la mayoría de los países, supuestamente democráticos, es obvio que existe libertad de culto con lo cual a nadie se le prohíbe   poner en prácticas sus ideales en cuanto al dogma de fe que profesan, pero no estaría de más, que también se adaptaran un poco a la sociedad que les acoge, a sus usos y costumbres. Unos mínimos que no les resultaría difícil ni problemático alcanzar si realmente están dispuestos a lograrlos.  Porque no se trata de obligar ni de prohibir por mandato o sentimiento xenófobo, sino  de integración y sentido común. En mi modesta opinión, más allá del sufrimiento que supone para la mujer musulmana cubrir todo su cuerpo con estos  atuendos cuando más arrecia la asfixiante canícula estival,  es lo vejatorio e insultante que  resulta  para todas esas mujeres cuya lucha por la igualdad y en contra de los prejuicios machistas sigue siendo una constante.  A mi juicio resulta un axioma el que todo estos  atuendos tradicionales de origen musulmán: el burkini, niqab, chador, etc.  no dejan de ser un afrenta contra las mujeres  porque  representan la escenificación de su esclavitud al hombre. Y en especial el vejatorio burka al que considero  una especie de prisión  para  la mujer.  Cuando las veo cubiertas con ese velo integral, irrefutablemente   es como un rejón clavado en el corpus de todos los valores y los derechos representativos de la mujer. 

prueba

viernes, 15 de junio de 2018

TIEMPO DE ESPERA
 
“Yo seguiré esperando porque se que algún día
buscarás el refugio de mis brazos abiertos”
 
                                        (José Ángel Buesa)
 
Ahora que duerme la voz y en el silencio se acomoda,
que mis manos delinean tu cuerpo con otra desnudez 
y en los acordes de tus cenizas ensaya el pasado un tango,
quisiera recuperar tu imagen  diseminada en la ausencia
para emerger como una lágrima y solidificarte en la palabra.
 
Pero   solo soy  peregrino caminando  por un repecho suicida
y me visto con harapos del tiempo para abrigar las cicatrices
que   de ti  conocen todo  y resignadas se esconden
 bajo  la soledad como raíz que  en la nostalgia profundiza
y por el fondo de sus recodos se adentra y me recuerda
donde cayeron derribados mis sueños por un rencor ficticio.
 
A fuerza de renovarte posees mi orfandad,  mi devaneo,
te apropias de la rutina estéril de buscarte en madrugada
y a través de ti crezco sobre el filo de una incógnita y me exilio
en unos brazos secretos que no quieren más patria que tu nombre
ni mas devoción  que al relicario de tus caderas volcánicas.
y de la vorágine  de tanta abstinencia y herejía nos redimen
 
Cuando  te reclame para alumbrar la primavera, aunque florezcas
igual que herida fresca, acércame la fuerza que explota en tu alegría,
porque como eclosión de melancolía en la esperanza te requiero,
hasta que el paisaje respire por mi pulso y en su pálpito
te proyectes como  una ilusión feraz  naciendo en el crepúsculo.
 
Ancestral por mi carne recorres las playas salvajes del deseo
para escribir tu propia historia con la desazón del agua.
Porque el mar tan solo es leyenda sumergida en tus labios
donde  la sirenas navegan y sobre  las espuelas del viento
galopan arcángeles de espuma que  codician liberarme
el corazón envejecido  y sepultado bajo la bruma tu olvido

prueba

viernes, 1 de junio de 2018

EL CHALET DE MARRAS



Aún colea   la noticia  que  en su momento  fue “trending  topic”  sobre      la compra de un chalet por parte  del líder de Podemos Pablo Iglesias y su pareja, Irene Montero,  "portavoza" en el Congreso  de la formación morada. Un inmueble  de aproximadamente doscientos y pico metros cuadrados  cuyo precio   ronda alrededor de los 600 mil euros y que está situado  en plena sierra madrileña; concretamente en el municipio de Galapagar. El lujoso chalet  tiene    un gran porche y en el exterior hay una piscina integrada en el jardín. Todo ello se encuentra ubicado dentro de una amplia parcela de 2000 metros cuadrados. Como veis resulta ser  una vivienda de alto standing la cual resulta su acceso  prohibitivito para la clase trabajadora por su exiguo poder adquisitivo ; en cambio lo habitual es que este tipo de viviendas  la disfruten en exclusiva la clase aburguesada. Pablo, Pablete... ¡Quien te ha visto y quien te ve!: De vivir en un humilde piso de currante en Vallecas, a habitar  próximamente  un impresionante casoplón  de lujo hecho a la medida de un   pequeño burgués. Que alucinante forma de medrar la tuya: yo de mayor quiero ser como tú.  Por otra parte,  es obvio que si se hubiera tratado de unos  propietarios que no ostentaran ningún cargo político  no habría  suscitado  polémica alguna  la compra del casoplón porque cada uno es libre de gastarse su dinero como le de la real gana; lo mismo que el  de hipotecarse para unos cuantos años con el Banco, tal como dicen  haberlo hecho Iglesias y Montero  al  haber pedido un préstamo hipotecario  y tener que pagar unos 1600 euros al mes. (Aunque supongo que con los sueldazos de diputados que trinca la pareja, resultará peccata minuta la cantidad que deben abonar  al Banco cada mes).  Pero a lo que íbamos,  al tratarse de  dos políticos con  cargos relevantes dentro  su partido  la polémica está servida, máxime cuando ambos tanto han despotricado contra los excesos  y privilegios de la casta. Resulta que  en vez de dar ejemplo viviendo acorde con sus discursos, hacen todo lo contrario. ¿Pablo Iglesias e Irene Montero dónde quedó  vuestro compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones?  La compra del lujoso inmueble además de manifestar una condición de aburguesados es claramente la antítesis de lo que tanto os jactáis en predicar. Tienen que saber, y tenerlo presente en todo momento, que son los representantes de todos nosotros, y en especial de sus votantes. Pero por desgracia  a los políticos en general esto  se les olvida con mucha facilidad. Por ende, cada vez que se conozca la noticia de que han cometido alguna falta  o incurran en cualquier corruptela hay que dejarlos en evidencia, sin importar para nada del partido que representan.
 
 
 

( Aquí está  la pareja feliz sonriente, seguro que por  el impresionante   casoplón que se han comprado) 



No me cabe la menor duda de que la imprudencia cometida  por parte de Pablo Iglesias  ha sido la excusa perfecta, y hasta cierto punto razonable,  para que los detractores del partido político que lidera, vomiten toda  su reaccionaria cólera y exabruptos contra los “podemitas,  peyorativamente así les nombran. Para cerciorarse de ello, sólo es cuestión de darse una vuelta por las letrinas de Internet, donde se arroja todo tipo de vómitos y exabruptos  y podrán comprobar de manera insi tu de lo que estoy hablando. Es normal que se hayan dado cita en la red una legión de sujetos de este pelaje porque   siempre están   esperando ávidos que cometan algún error político de alta incoherencia, como ha sido en este caso,   para lanzarse a la yugular de Podemos y   en esta ocasión Iglesias y Montero a cuenta de la compra del chalet  de marras se lo han puesto  a huevo.   Obviamente este asunto también  ha proporcionado mucha  munición a  los adversarios políticos de la formación morada para arrojársela cuando llegue el momento oportuno. Como por ejemplo cuando  ambos   traten de defender desde la Tribuna del  Congreso  reivindicaciones sociales   o prediquen contra los excesos de la clase privilegiada y las estrecheces de la clase trabajadora.   A mí  me indigna y a su vez me entristece todo este asunto por el simple hecho de que paulatinamente cada vez se está viniendo más abajo ese sueño de que  la alternativa al bipartidismo podía ser posible gracias a Podemos. Personalmente  había depositado  mucha confianza en esta novedosa organización que supo engancharse políticamente al movimiento del 15-M y conseguir que se conectaran muchas de esas personas desencantadas de la política  bipartidista y sobre todo a muchos jóvenes que vieron en este partido una idea con la que se identificaban. Pero lamentablemente una y otra vez me siguen decepcionando. Sobre todo porque han priorizado el    querer lograr ser la hegemonía de la izquierda por encima de la defensa de las reivindicaciones  políticas y sociales  que demandan   sus votantes. Luego está su tozuda    implicación en la crisis catalana,  que a mi juicio  su terquedad  en este conflicto me resulta    excesiva. Y para acrecentar más  mi decepción  ahora lo rematan con  la compra del  lujoso chalet en plena sierra madrileña. A veces pienso que Pablo Iglesias, no se si por cansancio o porque políticamente no  consigue dar más de sí,  quiere quitarse de en medio  y me lo demuestra con esta metedura de pata que a todas luces resulta un ejercicio de torpeza enorme. Por otra parte,  como sabéis,  a causa de este ejercicio de torpeza se vio en la obligación   de  someter a un plebiscito a las bases del partido  y al final a trancas y barrancas  consiguió salir a flote  del sufragio. Todo   gracias a sus palmeros que   siempre han cerrado filas en torno a  su líder y respondiendo en todo momento a esta polémica.  Creo que esto de trasladar a las bases lo que incumbe  a su responsabilidad no es  la primera vez que lo hace, sobre todo si sospecha que el futuro le puede resultar hostil. ¿Sabes una cosa Sr.   Pablo Iglesias Turrión?, ahora en adelante cuando trates de suscitar el odio contra la casta, abanderando la rabia; o nos grites que soy de los vuestros y estoy aquí para representaros,  me va a resultar tu discurso como el que emite   cualquier  otro político mentiroso porque estará  envuelto en un alarde de cinismo e hipocresía. Una  pena, la verdad. 

 




jueves, 17 de mayo de 2018

CONVIVIENDO CON LA ROBÓTICA


 
Al parecer   un estudio llevado a cabo por el informático  israelí, Moshe Vardi, de la Universidad Rice en Houston-Texas (EE.UU.)  predice que en las próximas tres décadas los puestos de de trabajo serán ocupado por las máquinas. Parece mentira o impensable que esto se llegue a hacer   una  realidad . ¿ Cómo puede ser posible que en este tiempo   el robot termine por suplantar al humano?. Esto supondrá que la mitad de la humanidad aproximadamente dentro de unos treinta años se encuentre desempleada.  Resulta muy preocupante este estudio por su alarmante predicción en referencia al futuro laboral de la humanidad. Pero hay que ser conscientes de que es una realidad la implantación de la robótica en nuestra vida y esto origina la desaparición progresiva de millones de puestos de empleo. No se si es una  suerte, o más bien todo lo contrario, pero el caso es que de manera  exponencial los autómatas crecen y a raíz de ello  literalmente nos invaden. El pasado año había en el mundo alrededor de 1,63 millones de robot funcionando y según comentan durante este año y el próximo habrá unos 2,6 millones. Para echarse a templar  imaginando a tan descomunal  ejército de robots compitiendo en el mercado laboral con el hombre. Es un axioma que el humano ante este desafío tiene todas las de perder  por el hecho de que las máquinas  ni se cansan ni les hace falta dormir, por tanto   su fuerza y energía resultan inagotable, con lo cual  resultan mucho más productivas y rentables.  Y   el empresario como un depredador que  es, que siempre codicia lucrarse más a cuenta de la sobreexplotación a la que somete a sus empleados,  que mejor que valerse  de la inteligencia artificial de la robótica para buscar mayor rendimiento y la optimización del beneficio. Porque es una obviedad el que la robótica esta creada con el fin de que sigan enriqueciéndose los mismos de siempre, por ende la brecha de la desigualdad social  continuará ampliándose. Resulta palmario el que de seguir empleando los adelantos tecnológicos de forma desmedida acabaremos viviendo en una sociedad en la que ciertamente  tendremos que trabajar menos, pero en cambio no os quepa la menor duda de que  la miseria y el desempleo socavarán nuestra calidad de vida y la convivencia. Lo que no termino de entender muy bien, y me parece un contrasentido,   es el mensaje que lanzan  los expertos tecnólogos afirmando que  el  trabajo que te quitan las  máquinas es para que vivas mejor. ¿Cómo diantres puede ser esto si el desempleo va a ser la tónica general decepcionante?     Dudo mucho de que estando sin trabajar se pueda vivir mejor cuando no se tiene  la suerte de permitirse estar ocioso. Si no está de tu lado tan codiciada suerte, por la obligación imperiosa de tener que cubrir las necesidades más primarias  no queda más alternativa que  trabajar para ganar dinero. Y hasta el momento  como no sea trabajando, no conozco otra manera lícita de obtenerlo.




 
( El humano los construye, los programa...y al final se apropian de tu trabajo. Después de ocupar tu empleo,  te dan una  patada en el culo y vegetar en el paro)  

No se ustedes, pero a mí personalmente el que los trabajadores sean sustituidos por estas  máquinas robotizadas carentes de sentimientos y donde brillan por su ausencia los valores humanos me produce auténtica grima. Yo a la hora de hacer una consulta quiero  ser atendido por personas, no por las  impersonales y frías  máquinas con su voz mecánica.  Aunque bien es cierto que la robotización actual me parece un dejá vu porque algo similar  ocurrió aproximadamente a mediados del siglo pasado cuando la mecanización agrícola  acabó con muchos puestos de trabajo en el campo, pero por suerte consiguió muchos otros en las ciudades, en especial en el sector de la construcción y la industria. Cosa que no va a ocurrir en esta ocasión porque al parecer  sólo los robots destruirán 3,5 empleos por cada un solo puesto de trabajo que consigan crear. Es muy evidente que con esta premisa el panorama que se presenta es nefasto en cuanto a la mano de obra humana dentro del panorama laboral en un futuro cercano. Aunque es de suponer que si  en un futuro los puestos de trabajo que en la actualidad son ocupados por hombres y mujeres se van al garete por culpa de que  se impone la hegemonía de las máquinas y esta circunstancia    conlleva a poner en riesgo la convivencia pacífica entre los humanos, motivada por la incertidumbre y desasosiego   que causa una generalizada  desocupación laboral,   imagino que se tomarían algunas  medidas preventivas con el fin de aplacar  al imparable boon tecnológico.  Por que no creo yo que al tomar una decisión de este tipo se origine un escenario apocalíptico de ciencia ficción donde las máquinas se rebelan contra sus creadores.    Por mucha inteligencia artificial que éstas  tengan  aún siguen dependiendo  del hombre porque es quien las programa su  software  para que realicen su función. Está claro, que d e momento tendremos que seguir conviviendo con la robótica y  de paso  desarrollar una nueva inteligencia capaz de  competir   contra ella en el mercado laboral porque a día de hoy  nos encontramos  en  palmaria desventaja con los adelantos tecnológicos. No queda más remedio que  adaptarnos obligatoriamente a este modo de vida con la finalidad de lograr ventajas y evitar sobre todo los inconvenientes que supone la automatización laboral. Predijo en su día el ilustre físico y científico británico, Stephen Hawking, recientemente fallecido,  en plan visionario  que la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana. Desde luego que suena muy apocalíptico este mensaje al que ni por asomo quiero verlo hacerse realidad. En cambio si espero y deseo  que sean compensados con el resurgimiento de otros trabajos para los humanos los millones de puestos de empleo perdidos por ser ocupados por la robótica. Soy consciente de los beneficios que nos aportan las nuevas tecnologías pero me pregunto si las suplantación de las personas por robot van en la dirección adecuada.

prueba

domingo, 6 de mayo de 2018

MALDAD


 

Es congénita la maldad, o se va desarrollando progresivamente en el ser humano debido  al entorno en que vive. Una dualidad a mi entender bastante compleja. Está claro que perfectamente pueden tener su punto de razón ambas. Es muy probable que no nazcamos con el gen de la maldad y que sean las circunstancias quienes nos obliguen a actuar de una u otra manera;  casi siempre dependiendo del estado mental o personalidad de cada uno.   Hay postulados que dicen que tanto el bien como el mal son inherentes al ser humano y que sólo es cuestión de decisión para alterar su conducta. Aunque también es de recibo reconocer que el concepto del bien y del mal es algo subjetivo. Según la cultura o la manera en que hayamos educado a nuestra mente se irá formando el susodicho concepto. Como por ejemplo son los casos de Hitler,  Stalin, Pol Pot, Franco  y otros tiranos asesinos que se han dado cita a lo largo de la Historia y que  pensaban en su momento que la monstruosidad que estaban cometiendo era para hacer el bien a la Humanidad.   Los expertos en este asunto afirman que quienes  han sufrido una infancia   traumática en un futuro son potenciales sujetos propensos a imitar un comportamiento traumático, con trastornos psicológicos que acaban siempre  generando maldad.  ¿Todos esos psicópatas, pedófilos, violadores y demás ignominiosa gentuza, con el arquetipo de la infanticida Ana Julia Quezada o la siniestra "Manada de lobos violadores",  que lamentablemente han acaparado tantas páginas en los medios de comunicación, habrán sufrido una infancia dura  para que muestren un comportamiento tan abyecto? No lo se, pero desde luego el hecho de haberla vivido no justifica  tan infame conducta.    A veces nos preguntamos como puede ser posible que todos esos de psicópatas con un largo historial de crímenes,  o violaciones,  sean capaces de cometer tantas atrocidades. La respuesta se me antoja  que es bastante confusa y a su vez  muy ardua de entender quienes no tenemos el suficiente raciocinio    para poder llegar a conocer  las razones    que  impulsan a criminales  de esta magnitud   a proceder de esta forma . En mi opinión, una de las principales razones que pudieran  motivar el actuar así a  un psicópata es por perder su capacidad de sentir empatía por los demás. Y puede que la causa de esa pérdida  principalmente se deba a los traumas mencionados. Está claro que los hechos que ocurren en el pasado, si éstos resultan traumáticos, acaban por marcar la vida de las personas y los hacen cambiar  de forma muy negativa si ocurren durante etapas tan primordiales como son  la infancia y la adolescencia.



 

Me resulta palmario el que la conducta humana cuenta con las condiciones óptimas para generar personas extremadamente malvadas. El ser humano en general es bastante impulsivo, y a pesar de conocer las normas sociales, comete todo tipo de maldades aún sabiéndolo, pero es evidente que acaba dejándose arrastrar por los sentimientos, los cuales a mi juicio son parte principal de la considerada maldad genética. Aunque a este respecto, según la teoría del   filósofo suizo Jean- Jacques Rousseau, el ser humano está orientado naturalmente para el bien; nace  libre y bueno, pero debido a la opresión  que ejerce la educación tradicional, destruye esa naturaleza, razón por lo que la sociedad acaba corrompiéndole. Más o menos  viene a darnos a entender  con sus conjeturas que el hombre es bueno por naturaleza pero que al verse afectado por el entorno y la enseñanza convencional  recibida  va  transformándose en un ser malo. Desde luego que razón no le faltan a sus argumentos, aunque   las teorías de este ilustre filósofo suizo son diametralmente opuestas a las formuladas  por  su homólogo, en este caso inglés, Tomas Hobbes considerado uno de los fundadores de la filosofía política moderna, quien advirtió que el estado de naturaleza del hombre no es pacífico, sino más bien “un lobo para el hombre” que se une en sociedad con el único interés de sobrevivir. Un interés que según mi criterio  es puro egoísmo cargado de sibilina maldad. Y puede que también manifieste una veracidad incuestionable.  Lo que  resulta  axiomático a todas luces es que sus teorías acerca de la naturaleza humana son palmariamente antagónicas.  ¿ Cuál  de ambas puede resultar la más certera?  Será cuestión de  emplazarlas  a  una interesante discusión, donde hay duda que  se  podrá originar numerosos debates encontrados.

Quizá lo  que también deberíamos  preguntarnos es ¿quién no posee maldad en su interior?  Pienso que nadie está exenta  de ella, aunque sea una ínfima cantidad, la cual es lo suficientemente válida para maquinar cualquier estrategia con tintes maliciosos.   No somos la bondad personificada.  Reaccionamos con impulsos o instintos de maldad la mayoría de veces  cuando no sentimos agraviados física y mentalmente. Es como un mecanismo de defensa para no estar excesivamente expuestos al mundo. Hasta las personas que creemos que son esencialmente bondadosos, tipo la “Madre Teresa de Calcuta”,  tienen también sus dosis de maldad en su interior con el propósito de que no les hagan daño.  Mucho se  ha escrito e investigado con referencia  a la maldad y  son varios los experimentos  que se han hecho y el resultado en la mayoría de esas investigaciones muestran lo mucho que puede influir el entorno en el que nos encontramos a ese rol que desempéñanos en nuestro comportamiento y actitudes. Aunque debemos tener en cuenta que existe la maldad intrínseca en el ser humano de tal forma que en algún momento podemos manifestarla  y ser extremadamente crueles. Por otra parte, si ya desde su naturaleza la maldad es perniciosa, cuando se alía con la ignorancia se convierte en la reencarnación de lo peor que puede llegar a ser el hombre, y por desgracia en la actualidad en el mundo hay excesiva  tendencia a hacerse realidad.  



martes, 24 de abril de 2018

He vuelto





Hoy traigo la palabra entre los dientes,
igual que faca afilada que sobre el miedo se perfila
y va mostrándose desnuda en mi garganta.
Vengo con este resumen de exilio y muerte
ocupando las arterias del silencio
y presiento que a través de la piel del dolor
todas las amapolas de mis huellas sangran.

Hay un lumpanar de crisantemos en la carne,
donde impúdicas las putas con los sueños se amanceban
y los borrachos en la entrepierna de la luna se beben
esa pasión de luz que por tanta fiebre se derrama.
Una abstinencia de siglos por mi sexo transita
para que en el útero infecundo del futuro
se engendren los hijos bastardos que parirá el olvido.

Regreso convertido en taciturno viajero del pasado
que a una balsa de nostalgia se aferra
para que la vida estrene cada día un pulso nuevo
y saciado de soledad voy del vacío hacia la nada.
Por detrás de mi inocencia preludia un amanecer
que, en el calor ausente de unos senos, despierta
ese temblor añejo que a mi lumbre adolescente aviva





domingo, 15 de abril de 2018

SOLEDAD


 
Los cambios socioculturales y económicos han dado lugar a un notable incremento de la soledad. Al parecer los mas vulnerables a esta problemática son las personas mayores, las cuales ganan en autonomía pero cada vez tienen menos vínculos afectivos a su alrededor. Resulta esto una  combinación que les expone de manera perjudicial a su salud.  La soledad no deseada, en especial a las personas mayores, según han llegado a la conclusión recientes investigaciones    puede generar numerosas patologías, como por ejemplo el deterioro cognitivo, la depresión, enfermedades cardiovasculares, falta de movilidad y lo más grave: mortalidad temprana. En referencia a esto último, el magistrado y jurista español, Joaquim Bosch, comentó que cada vez crece el número de  cadáveres en estado de descomposición que se encuentran en los domicilios.  Se trata de cadáveres de ancianos que además de haber estado viviendo solos, fueron olvidados y abandonados por familiares o por  la sociedad en general. Cuando sucede algo tan trágico y descorazonado como esto, deberíamos preguntarnos conjuntamente si merecemos el nombre de seres humanos con dignidad.  Por otra parte, lo que  debemos tener   bien claro es  que     la soledad que no se ha elegido  acarrea una problemática de nefastas  consecuencias que afectan a la salud física y mental.  En mi opinión no creo  que  estas consecuencias afecten en exclusividad a los ancianos,  también  los jóvenes  no se encuentran  libres  de sufrirlas  por  no estar inmunizados contra  la soledad,   la cual  socialmente no está bien vista; es más muchas veces está teñida de una sensación de fracaso social. Por esta razón  esta sociedad  tiende a no visibilizarlo porque es parte de nuestro fracaso como sociedad. Por cierto, en el Reino Unido   como la soledad ha alcanzado un asunto de Estado por que según un estudio reciente,  aproximadamente a  unos nueve millones de británicos  les afecta,  han creado una Secretaria de Estado contra la Soledad. No se hasta que punto este Ministerio podrá poner remedio a los   efectos nocivos que origina esta problemática generalizada,   pero es evidente que todos los medidas preventivas  que se pongan en práctica  para atenuar sus efectos serán altamente beneficiosos   para la salud mental y física.  En España, aunque no son datos fiables, se calcula que aproximadamente son dos millones de personas los que sufren la soledad no deseada y corre el riesgo de que vaya creciendo exponencialmente esta cifra.  Razón por la que se  vería con buenos ojos el que en este país también se  adoptasen planes estatales contra este fenómeno considerado ya por los expertos como una  epidemia del siglo XXI, que no entiende de clases y genera exclusión social y problemas de salud y con la que los humanos debemos acostumbrarnos a vivir.



 
 
El prestigioso autor brasileño, Paulo Coelho, ha dejado  escrita la siguiente frase   que dice lo siguiente: “El ser humano puede soportar una semana de sed, dos semanas de hambre, muchos años sin techo, pero no puede soportar la soledad”.  Aunque  resulte   una sentencia lapidaria esta frase escrita,  me voy a  toma la licencia de   disentir  acerca de que  el humano no puede soportar la soledad.  Supongo que el autor del enunciado se referirá a esa soledad no deseada que crea angustia y desesperación, y que a su vez literalmente invade de manera tóxica nuestro cerebro y lo habitual es acabar  envueltos en un mar de lágrimas con el fin de aplacar sus desgarradores efectos. Evidentemente  ésta sí resulta insoportable.  En cambio para quienes optan por elegir la soledad como forma de vida creo que para nada tendrán que soportarla, más bien todo lo contrario. Esta claro que unos eligen libremente esa forma de vida y la disfrutan; en cambio a otras personas la soledad por imposición les causa un terrible sufrimiento.   Vivir solos o acompañados generalmente es una elección personal, sobre todo entre los jóvenes, porque saben que pueden tener autonomía y por esta razón  consiguen llevar bien su situación elegida. Además vivir sólo no tiene que ser sentirse solo, sino que puede resultar una experiencia enriquecedora.  Tampoco nos creamos  que por el simple hecho de vivir acompañados estemos libres de los infortunios que genera  la soledad. En absoluto. Cuantas veces nos hemos visto en la situación  de estar rodeados de mucha gente, o en compañía de una única persona,   y tener la sensación de que estamos completamente solos. Para mí esta circunstancia me resulta deprimente y contradictoria por que nos hace sentir que no encajamos en ninguna parte, con el vacío interior y la insatisfacción vital que esta triste situación representa. Otro hecho que  a mí personalmente  me resulta bastante paradójico con relación al asunto del que hablo, es que  generalmente estamos más unidos que nunca merced a  los medios tecnológicos,   pero  en cambio cada vez estamos más solos. Y eso que a través de las redes sociales o el “inteligente” Smartphone  podemos contactar con cualquier persona del mundo y recibir respuesta inmediata. Resulta palmario el que la tecnología no deja de ser un medio de aislamiento y totalmente impersonal, y por consiguiente contribuyen a maquillar el problema de la falta del contacto  o acercamiento físico entre las personas y a esto lamentablemente se le debe considerar soledad profunda, por más que tecnológicamente tratemos de encubrirla. Cuanta tristeza y sensación de fracaso encierra que sean el teléfono móvil y el ordenador nuestros únicos acompañantes.  Cuando  deberíamos evitar  caer en la “tecnodependencia” por ese aislamiento que ocasiona y que tan asociado está a la soledad no deseada, por más que  tratemos de disfrazarla con los tropecientos mil amigos que tenemos añadidos  en Facebook y otros tantos seguidores en Twitter.  Tristemente el problema seguirá estando ahí, porque la soledad es un rasgo inevitable de la experiencia humana; todos la llevamos dentro  y cada uno trata de superarla como puede. A eso se le llama comunicación