domingo, 15 de abril de 2018

SOLEDAD


 
Los cambios socioculturales y económicos han dado lugar a un notable incremento de la soledad. Al parecer los mas vulnerables a esta problemática son las personas mayores, las cuales ganan en autonomía pero cada vez tienen menos vínculos afectivos a su alrededor. Resulta esto una  combinación que les expone de manera perjudicial a su salud.  La soledad no deseada, en especial a las personas mayores, según han llegado a la conclusión recientes investigaciones    puede generar numerosas patologías, como por ejemplo el deterioro cognitivo, la depresión, enfermedades cardiovasculares, falta de movilidad y lo más grave: mortalidad temprana. En referencia a esto último, el magistrado y jurista español, Joaquim Bosch, comentó que cada vez crece el número de  cadáveres en estado de descomposición que se encuentran en los domicilios.  Se trata de cadáveres de ancianos que además de haber estado viviendo solos, fueron olvidados y abandonados por familiares o por  la sociedad en general. Cuando sucede algo tan trágico y descorazonado como esto, deberíamos preguntarnos conjuntamente si merecemos el nombre de seres humanos con dignidad.  Por otra parte, lo que  debemos tener   bien claro es  que     la soledad que no se ha elegido  acarrea una problemática de nefastas  consecuencias que afectan a la salud física y mental.  En mi opinión no creo  que  estas consecuencias afecten en exclusividad a los ancianos,  también  los jóvenes  no se encuentran  libres  de sufrirlas  por  no estar inmunizados contra  la soledad,   la cual  socialmente no está bien vista; es más muchas veces está teñida de una sensación de fracaso social. Por esta razón  esta sociedad  tiende a no visibilizarlo porque es parte de nuestro fracaso como sociedad. Por cierto, en el Reino Unido   como la soledad ha alcanzado un asunto de Estado por que según un estudio reciente,  aproximadamente a  unos nueve millones de británicos  les afecta,  han creado una Secretaria de Estado contra la Soledad. No se hasta que punto este Ministerio podrá poner remedio a los   efectos nocivos que origina esta problemática generalizada,   pero es evidente que todos los medidas preventivas  que se pongan en práctica  para atenuar sus efectos serán altamente beneficiosos   para la salud mental y física.  En España, aunque no son datos fiables, se calcula que aproximadamente son dos millones de personas los que sufren la soledad no deseada y corre el riesgo de que vaya creciendo exponencialmente esta cifra.  Razón por la que se  vería con buenos ojos el que en este país también se  adoptasen planes estatales contra este fenómeno considerado ya por los expertos como una  epidemia del siglo XXI, que no entiende de clases y genera exclusión social y problemas de salud y con la que los humanos debemos acostumbrarnos a vivir.



 
 
El prestigioso autor brasileño, Paulo Coelho, ha dejado  escrita la siguiente frase   que dice lo siguiente: “El ser humano puede soportar una semana de sed, dos semanas de hambre, muchos años sin techo, pero no puede soportar la soledad”.  Aunque  resulte   una sentencia lapidaria esta frase escrita,  me voy a  toma la licencia de   disentir  acerca de que  el humano no puede soportar la soledad.  Supongo que el autor del enunciado se referirá a esa soledad no deseada que crea angustia y desesperación, y que a su vez literalmente invade de manera tóxica nuestro cerebro y lo habitual es acabar  envueltos en un mar de lágrimas con el fin de aplacar sus desgarradores efectos. Evidentemente  ésta sí resulta insoportable.  En cambio para quienes optan por elegir la soledad como forma de vida creo que para nada tendrán que soportarla, más bien todo lo contrario. Esta claro que unos eligen libremente esa forma de vida y la disfrutan; en cambio a otras personas la soledad por imposición les causa un terrible sufrimiento.   Vivir solos o acompañados generalmente es una elección personal, sobre todo entre los jóvenes, porque saben que pueden tener autonomía y por esta razón  consiguen llevar bien su situación elegida. Además vivir sólo no tiene que ser sentirse solo, sino que puede resultar una experiencia enriquecedora.  Tampoco nos creamos  que por el simple hecho de vivir acompañados estemos libres de los infortunios que genera  la soledad. En absoluto. Cuantas veces nos hemos visto en la situación  de estar rodeados de mucha gente, o en compañía de una única persona,   y tener la sensación de que estamos completamente solos. Para mí esta circunstancia me resulta deprimente y contradictoria por que nos hace sentir que no encajamos en ninguna parte, con el vacío interior y la insatisfacción vital que esta triste situación representa. Otro hecho que  a mí personalmente  me resulta bastante paradójico con relación al asunto del que hablo, es que  generalmente estamos más unidos que nunca merced a  los medios tecnológicos,   pero  en cambio cada vez estamos más solos. Y eso que a través de las redes sociales o el “inteligente” Smartphone  podemos contactar con cualquier persona del mundo y recibir respuesta inmediata. Resulta palmario el que la tecnología no deja de ser un medio de aislamiento y totalmente impersonal, y por consiguiente contribuyen a maquillar el problema de la falta del contacto  o acercamiento físico entre las personas y a esto lamentablemente se le debe considerar soledad profunda, por más que tecnológicamente tratemos de encubrirla. Cuanta tristeza y sensación de fracaso encierra que sean el teléfono móvil y el ordenador nuestros únicos acompañantes.  Cuando  deberíamos evitar  caer en la “tecnodependencia” por ese aislamiento que ocasiona y que tan asociado está a la soledad no deseada, por más que  tratemos de disfrazarla con los tropecientos mil amigos que tenemos añadidos  en Facebook y otros tantos seguidores en Twitter.  Tristemente el problema seguirá estando ahí, porque la soledad es un rasgo inevitable de la experiencia humana; todos la llevamos dentro  y cada uno trata de superarla como puede. A eso se le llama comunicación



martes, 20 de marzo de 2018

NOS DICEN QUE SE LEE POCO



 
El 40, 3 % de los españoles no lee nunca o casi nunca lo hace es la conclusión principal del Barómetro de Hábitos de Lectura  y Compra de Libros en España 2017 de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) .  Una conclusión la cual indica que cuatro de cada diez españoles  son inmunes al encanto del libro por que les trae al pairo la lectura.  Pero lo preocupante de este asunto, en mi opinión, es  que el número de personas que no lee nunca ha ido creciendo de forma considerable desde el año 2009 hasta el año en curso. La verdad es que aún resultándome cuestionable la conclusión principal a la que ha llegado el susodicho Barómetro ,y por tanto resulte discutible   o no su veracidad sobre ese  40,3 % de los españoles que indica que no leen nunca o casi nunca,  para alguien cuyo hábito de lectura es una constante,  como es mi caso,   no deja de resultarme sorprendente esta cifra.  ¿Pero resultará cierto que en este país existe toda esa gran cantidad de personas  que no leen nunca o casi nunca?  Pues es todo un contrasentido  esta situación   en un país donde se editan entre 55.000 y 65.000 títulos al año; vamos que casi doblamos en publicaciones de libros a  Alemania, Francia o Italia.    Me parece un auténtico despropósito  lo de publicar tan exorbitante  cantidad de títulos anuales cuando existe todo ese   elevado porcentaje de españoles  que no tienen interés alguno en prestarles  atención. Pero bueno,  en contraposición a ese despropósito,  están quienes sí les prestan la debida atención a la mayoría de  cuantos se publican y en cierto punto sirve para justificar todos esos miles de libros que al año se editan  con el fin de que sean leídos. Sobre todo por las mujeres, porque en España ellas leen más que los hombres con una diferencia porcentual de diez puntos. Tengo entendido que la lectura incrementa la inteligencia, con lo cual resulta un axioma demostrar quien puede ser más inteligente de los dos.  Por otra parte,  no creo yo que se publiquen con fines exclusivamente comerciales la mayoría de esos títulos porque así lo demanda  el  neoliberalismo que todo lo confía  a los mercados y también a   la economía de este sistema tan absorbente. Aunque hay que reconocer   que el libro es la primera industria cultural de España que  aporta el 0.78 del PIB.





¿Por que será?
 
Supongo que el factor  educacional se hará  determinante a la hora de    fomentar tanto al libro como a su lectura. Sobre todo a personas que claramente su interés es nulo.  Resulta palmario que el hábito de la lectura forma parte intrínseca de la Cultura y todos conocemos sobradamente que la Cultura a día de hoy no es algo prioritario para  el actual Gobierno. Además, tiempo atrás ya la postergó claramente con la imposición del polémico    canon con el  21 %  de IVA cultural . No cabe duda de que tal imposición contribuyó a lastrar al sector de la Cultura y ello fue el coadyuvante idóneo para que se a encareciera el libro, con lo cual fue otro añadido más para que se elevaran las cifras de personas que no leen nunca.  Aunque bueno, lo de no leer nunca, nunca, me parece un concepto bastante relativo. No se si la conclusión final a la que llegó el mencionado Barómetro  se basa exclusivamente  a los hábitos de lectura del libro en su diferentes estilos literarios, o englobaba también otro tipo de lectura como por ejemplo la prensa tanto  digital como en formato papel. En mi opinión creo que serán muy pocas las personas que no se molesten en leer determinadas noticias en los periódicos, sobre todo las de información deportiva porque no cabe duda de que se trata de   un producto asociado a   la industria editorial del que se hace un grandísimo consumo.  Producto al que  por supuesto nadie se pude otorgar el beneplácito de catalogarlo como lectura trivial  por carecer de la correspondiente enjundia literaria. Si  a priori de lo que se trata es conseguir disfrutar un rato de placer con la lectura,  no veo yo razón alguna que pueda impedir alcanzar un placer semejante   leyendo las obras de  ilustres literatos que  las andanzas deportivas del “Mega Crack ”  de turno. Todo es cuestión de preferencias.


Al parecer todos esos españoles que no leen nunca o lo hacen en contadas ocasiones argumentan que nos les gusta, no les interesa y sobre todo por falta de tiempo. Imagino que a nadie le resultará una sorpresa el que por falta de tiempo no se lea. Es lo normal que esta circunstancia ocurra en la actualidad porque debido al ritmo  estresante que impone este sistema tan competitivo y excluyente en el que estamos inmersos,  obliga el que se viva de continuo con excesiva prisa y zozobra.  Y   para deleitarse en plenitud con la lectura, se necesita  en exclusividad  tiempo y tranquilidad mental y al frenético  ritmo en que se intenta vivir hoy en día  resulta imposible por ser    la antítesis de lo que la lectura requiere. Una cosa que debemos   tener bien  claro es la necesidad de  apostar por la lectura ,  no ya como un referente para el futuro de una sociedad sino como una propuesta que ayude aprovechar el tiempo que de alguna manera sirva para que construya intelectualmente a las personas. Esta claro que  el sistema educativo será clave en la formación lectora de nuevas generaciones. También debemos tener en cuenta que el ejercicio de leer resulta muy beneficioso para el cerebro porque a éste  le permite afinar la memoria, agilizar la mente y retardar el envejecimiento. Esto es lo que afirma un estudio encabezado por el Dr. Robert Wilson del Centro Universitario de Chicago. Verdaderamente   la información que indica este doctor norteamericano es todo un estímulo para seguir apostando por este saludable hábito que nutre  tanto a nuestras habilidades mentales como a nuestra salud mental. Además para quienes desarrollamos el ejercicio de la escritura con mayor o menor suerte, nos sirve para ampliar nuestros conocimientos y vocabulario. Por lo tanto habrá que continuar promoviendo los cognitivos  beneficios personales que nos aporta la lectura con el fin de estimular nuestro cerebro y su capacidad intelectual.

 

 


domingo, 11 de marzo de 2018

DE VERGÜENZA

 
 
Nos aconsejan que nos esforcemos para mostrar una actitud   positiva   a fin de que  nos resulte lo más feliz posible el transcurso de la vida.  Estoy totalmente de acuerdo con tan excelente consejo,    aunque hay que reconocer, que  para conseguir el objetivo indicado, habrá que  actuar desde  una postura individualista carente de toda empatía o  compromiso con la realidad social porque  de lo contrario resultará una auténtica utopía.  Pero a veces por mucho que intentes obviar la realidad social a fin de evitar  caer en un  sentimentalismo conmovedor,  siempre acaban afectándote todas esas perversas situaciones generadas por este sistema tan sometido   al capitalismo salvaje.  Situaciones  que la mayoría de ellas  a mí  particularmente  me afectan seriamente  por su irrefutable iniquidad. Son  los medios de comunicación  quienes normalmente se encargan de  que conozcamos la terrible realidad que sufren de forma cotidiana  la miles, o millones,  de personas  excluidas de la sociedad  del bienestar.   Una de las noticias  a las que me refiero apareció días  atrás en estos medios y hablaba de que una  señora de Manresa, de 83 años,  tuvo que pedir ayuda a un convento de monjas tras pasar tres días sin comer por que la pensión no le llegaba. Al enterarme de cual era la    razón para no  llegarla, me entró un cabreo monumental y no es para menos cuando sabes que la  infeliz cobra únicamente 338 euros de pensión al mes. Trescientos los emplea para gastos de piso y sólo le quedan 38 para pasar el mes. Así como lo oyen: ¡38 míseros euros para comer durante todo un mes!.  No me extraña que por tan dramática situación esta mujer  pase autentico hambre y demás  penurias habidas y por haber. Otro caso al de esta mujer ocurre en Málaga a cuenta de un señor de 73 años que cobra únicamente 300 euros al mes de pensión  y que anda mendigando por las calles de la mencionada ciudad para poder dar de comer con lo que saca a su mujer y nietos. Como estos dos casos que he comentado, hay cientos o miles parecidos que se dan en la actualidad. Dan fe de ello,    los numerosos bares y restaurantes a donde  acuden cada día todo tipo de personas mendigando comida, en su mayoría son personas que se han quedado sin trabajo y que no tienen que comer. Como se ve, no faltan personas que tratan de alimentarlos lo mejor que pueden.  Es  evidente que se hace necesario el que todos debemos implicarnos de alguna forma  en mejorar la vida de los más vulnerables.





 

 Lo terrible de todo esto  es que no estoy hablando de personas  que residen  en algunos de esos países tercermundistas, donde todos conocemos sobradamente que debido a la situación social, económica y política que soportan,   es muy común el que se de esta terrible situación de supervivencia, sino que  estoy hablando de uno  al que se le denomina capitalista como  resulta ser España, donde tanto se derrocha a trote y a moche en fastuosos eventos públicos; en cambio se les niega lo más básico para vivir a  todas las personas que se encuentran excluidas socialmente   Como se ve, el hambre y  demás  penurias  no conocen fronteras y se van cambiando de dueños.  ¿No se les caerá la cara de vergüenza  a los políticos  de este país  por la  terrorífica dimensión  que alcanza todo este drama humano?  Me temo que ellos viven paralelos a esta realidad, en su particular y lujoso  status  del bienestar, razón por lo cual   ni lo más mínimo sienten vergüenza alguna. Habrá que insistir en  pedirles que promuevan políticas  dirigidas a revertir esta situación,  pero me temo que va ser  baldía nuestra  insistencia  Y para muestra un botón. Lleva mucho tiempo el movimiento de  los jubilados de toda España tomando las calles y asediando el edificio del Congreso de los Diputados  casi  a diario para manifestarse y hacer oír sus reivindicaciones y protestas en defensa de unas pensiones dignas, pero tanto  el  ínclito  presidente del Gobierno, Mariano  Rajoy, como   sus acólitos hacen oídos sordos a estas  multitudinarias manifestaciones de los pensionistas. Estoy convencido de  que hasta  que adviertan que  la amenaza de castigarles en las urnas por parte de   este colectivo social se pueda hacer una realidad,   los responsables de vaciar la hucha de las pensiones no van a  tener en cuenta seriamente sus reivindicaciones.  Por tanto,  los   pensionistas actuales y los supuestamente en un  futuro, que  vayan apretándose los machos,   porque según tengo entendido España es el país de la Comunidad  Europea  que más va a recortar sus pensiones hasta el 2060.  Está claro que para dar “tijeretazos”,  en Europa no hay  país alguno que   nos haga  sombra para nuestra desgracia.


Muy  angustiosa resulta la situación social que este atribulado país está viviendo en la actualidad. No se si son secuelas de la dura y prolongada crisis sufrida, o es que aún no la hemos metabolizado lo suficiente para dejar de notar sus estragos, por mucho que se jacten en pregonar su finalización aquellos que pretenden  hacernos creer que así es cuando  muestran   las cifras que exponencialmente van en  aumento en cuanto a  los beneficios obtenidos tanto  por la banca como por las grandes empresas. Es obvio que estas macroeconomías no son el fiel reflejo de los ciudadanos de a pie.  El espejo adonde éstos deben mirarse es el de   la economía de supervivencia que cuenta la mayoría para ir tirando con todo tipo de estrecheces; o el de    la extrema pobreza que otra minoría sufre y por la cual  se ven en la obligación de mendigar para comer por cobrar míseras pensiones.   Cuando las colas para entrar en los comedores sociales se hacen  interminables o el Banco de Alientos no da abasto para satisfacer todas las demandas,  se demuestra que a cuenta de  la mediocridad  de sus políticos, social y  económicamente , este país no funciona como es debido.  Así que te aconsejo que ahora en adelante no les hagas ni puñetero  caso a todos esos mentirosos que  tratan de venderte la moto en forma de  la tan cacareada y  maravillosa Marca España.


 

 
 
prueba

jueves, 22 de febrero de 2018

CAÍDA DE UN MITO

Se me ha caído un mito.  Y  para ser sincero, no me lo esperaba tratándose de tan ilustre personaje. La razón de este comentario viene originado por una información que leí días  atrás en  el suplemento de un  periódico de tirada nacional.  Dicha información hablaba sobre     la hija madrileña que tuvo  el insigne poeta chileno, Ricardo  Eliécer Neftalí  Reyes Basoalto, más conocido como Pablo Neruda ,  a  la cual abandonó y también tuvo la indecencia  de llamarla, entre otros vejatorios epítetos,  “vampiresa y un ser perfectamente ridículo”.   El motivo de esta vejación y de ser repudiada se debió a que la niña de nombre Malva Marina había nacido con hidrocefalia. Patología la cual consiste en un aumento anómalo del líquido en el cerebro y esto hace que el tamaño de la cabeza sea fuera de lo normal. Cuando el poeta dimensionó los efectos de tan grave enfermedad  su desilusión y sus problemas conyugales fueron patentes. Por esta  razón  decidió también  abandonar a la que por entonces era su mujer  y madre de la desdichada criatura, María Antonia Hagennar Vogelzang, -Maruca-   nativa de la isla de Java.  Una vez consumado  el abandono de ambas por  parte de este crápula, el ajetreo de su vida amorosa   fue una constante,      se dedicó a disfrutar de todos los privilegios concedidos merced a su glamurosa vida literaria y también   a cumplir con sus deberes  diplomáticos   y  su   compromiso intelectual  y político  con el Partido Comunista.  Como colofón   a su   desvergüenza, cuando a través del consulado chileno de Holanda, país  donde acabaron sobreviviendo madre e hija pasando hambre y todo tipo de  penurias,  le llegó la notificación por parte de la madre de la niña de que  había fallecido Malva Marina y le  pedía que se reuniera con ella, el silencio de Neruda fue  la respuesta. Esta breve síntesis que  he dejado aquí expuesta sobre la única y malograda descendiente que   tuvo el Premio Nobel chileno es parte de lo que narra en su primera novela la escritora holandesa,  Hagan Peeters. A pesar de haber transcurrido 84 años de este triste episodio, con su narración quiere rescatar del olvido esta tragedia y a su vez   desvelar el misterio de esta niña enferma de hidrocefalia   que fue ocultada y repudiada por su padre, el que   es considerado una de los más grandes poetas del universo literario.



 
( En esta imagen aparece la tumba de Malva Marina situada en el cementerio de Gouda (Holanda). Lejos del mar donde crece la flor de la Malva Marina)
 
 
Es obvio que escribir sobre un acontecimiento   que no se ha vivido ni conocido  personalmente y  del  que además  han transcurrido  más de ochenta  años puede resultar cuestionable. Pero es de suponer que esta escritora en su momento se   documentaría debidamente  a través de fuentes muy fiables   para que  resulte  lo más   verídico posible  todo  cuanto nos relata en su opera prima, a la que por cierto   tituló   "Malva". (Ed. Rey Naranjo)  Al margen de lo fidedigno o no que pueda resultarnos cuanto narra en su novela esta autora neerlandesa,  lo que para mí ha quedado  patente es que a raíz de  haber conocido  tan dramática historia  ha hecho que se me cayera un mito, tal como indico al principio. No creo que  vuelva  a tener el mismo concepto ni la misma  elogiosa consideración  que antes sobre la  obra de este genial poeta una vez que he conocido esta información.  Supongo que habrá quienes piensen que lo mejor de tan repugnante asunto   es pasar página y  tratar de quedarnos con su excelente obra, o su ideario, aunque seamos conscientes de que tras todo ello queda oculto falsedad y cinismo. Yo desde luego  no  estoy dispuesto  a pasar página alguna; como tampoco tengo  el más mínimo interés de que me siga  embaucado  literariamente con su doblez  por  todo el   asco y la desilusión  que me ha causado  este nauseabundo asunto. Resulta palmario que   como intelectual   es merecedor  de todo el reconocimiento literario que se le ha atribuido, pero en cambio como persona, por mi parte,  se merece  el mayor desprecio por abandonar sin la menor consideración ni escrúpulo  a su propia familia.  Precisamente él  que en apariencia  ha mostrado tanta sensibilidad  y generosidad en sus obras, donde  aflora el amor  magnánimo  en  su mayor plenitud. Lamentablemente por este espeluznante  episodio me temo que ahora en adelante  me va a resultar    todo un alarde de cinismo e hipocresía poética  sus “Cien sonetos de amor”, o sus   Veinte poemas de amor y una canción desesperada”…y cualquier otro poema o libro de su autoría   con temática amorosa.  Este personaje   será muy difícil    que   me pueda convencer de que  en algún momento fue capaz de amar  sabiendo de la conducta tan  miserable que mostró hacia su propia hija.   La vida está llena de mitos con sus correspondientes mentiras y siempre resulta un placer, o una decepción, cuando desenmascaran a alguno de estos impresentables que a los que tenemos encumbrados en los altares.  Lo que no se si también  este deleznable  hecho puede dejar en entredicho su fidelidad y compromiso con el ideario comunista. Será algo que quedará supeditado a las fobias y  filias que suscite entre los adeptos y detractores  con el pertinente ideario. Pero estoy convencido que a más de una persona embelesada   tanto por su obra literaria  como por su dogma  comunista   les habrá debido producir  un sarpullido en la conciencia cuando se han enterado del comportamiento  tan perverso que tuvo hacia  su propia familia.   Es duro, pero esto sucede con frecuencia,  personas a las que admiramos como artistas o escritores, pero cuando descubrimos su vida privada comprobamos que no han estado a la altura de su propio mito debido a  las miserias humanas que ocultan.  Es lo que ha ocurrido en esta  ocasión con este genio     literario pero a la vez un auténtico monstruo. Es evidente que    la genialidad no está reñida con la perversidad. En mi opinión,  esta trágica historia es  un fiel reflejo  de las luces y las sombras que muestra el ser humano. Como al final   son nuestras acciones las que nos juzgan no nuestras palabras,   el ilustre vate universal,  Ricardo Neftalí  Eliécer Reyes Basoalto,  con el seudónimo de Pablo Neruda,  debido a la axiomática maldad que lleva implícita su acción queda lo suficientemente retratado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 14 de febrero de 2018

ENAMORAMIENTO

 
 
Parece ser que  la fase  del  enamoramiento suele durar un máximo de cuatro años o en su defecto hasta que aparezca otra persona que nos despierte esa misma pasión romántica. Esto es lo que afirma Georgina Montemayor Flores, académica de la Facultad de medicina de la UNAM  de México. La verdad es que yo  desconocía el tiempo que podría durar esta eufórica sensación que en apariencia resulta eterna.  Pero  se ve que sólo es eterna mientras dura esta  especie de demencia  temporal, que en mi opinión  se hace necesario  entrar y salir de ella porque no creo yo que el cerebro pudiera resistir de forma perenne esta pasión desbocada imposible de embridar y que normalmente acaba siempre por volvernos   ciegos y sordos. Cuando estamos enamorados el sistema hormonal y psicológico entra  en un estado de enajenación y todo nuestro universo personal gira entorno al objetivo de su amor. Por tanto, nos hallamos inmersos   en una sinergia alucinante  en la cual vivimos por y para la persona que se ama. Podríamos perfectamente ponerla el mundo a sus pies sin importarnos un ardite  que el nuestro literalmente se derrumbara. Dicen los expertos en este asunto que cuando estamos enamorados se activan sustancias químicas en el cerebro que ocupan todas las neuronas y no se puede pensar más  que  en    el amado de forma obsesivamente compulsiva.  Razón por la cual a veces quedamos obnubilados  y  con toda probabilidad terminamos evidenciando un comportamiento de lo más estúpido. Y es que cuando estamos viviendo tan eufórica afectividad,   tenemos tendencia a idealizar a la persona que amamos y a su  imagen tratamos de moldear como si de un trozo de arcilla se tratara, todo por conseguir  que se acomode a nuestras necesidades afectivas.   Luego sin en el devenir cotidiano no se aproxima a esa imagen concebida nos llevamos una gran decepción con consecuencias desagradables.   Es obvio que mientras se siga idealizando al amado, continuaremos experimentando el subidón espectacular y transitorio de las correspondientes hormonas   que nos proporcionan alegría pletórica.  Pero como ya he comentado con fecha de caducidad, porque una vez transcurrido ese tiempo científicamente comprobado,  este conjunto de hormonas dejan de estar activas. Por consiguiente se interrumpe esa atracción impulsiva   responsable de  que el  amor apasionado se asemeja a una droga muy aditiva, que entre otros efectos nada propicios, hace que disminuya nuestra productividad y se incremente la estupidez. 
 

 
 
Hasta las personas más brillantes acostumbran a perder la compostura cuando están enamorados.  Como se ve nadie se libra de esta demencia pasajera porque el amor  romántico puede  acabar siendo tan fuerte como el impulso de ingerir alimentos o como  tener sed. ¿Pero que ocurre cuando este afecto impulsivo como es el enamoramiento acaba  desapareciendo?  Puede que una vez se  difumine esa venda invisible que impedía ver  todas  las miserias que el amor muestra cara  a la cruda  realidad,  nos llevemos un enorme desengaño por el hecho de que a la persona que tanto estuvimos idealizando le habíamos atribuido cualidades excelentes de otra persona que en realidad no existían.   Este es el peligro  que se corre cuando ensalzamos al amado según le conviene a nuestra fantasía. También debemos reconocer que nunca se ama a una persona igual cuando comienza la relación que una vez que hayan transcurrido diez o veinte años. Al principio lo normal es que el conjunto de hormonas y sustancias químicas que ocupan el cerebro, y metafóricamente el corazón,  estén es su máxima  placidez enamoradiza,  luego con el transcurrir del tiempo por lógica tienden a disminuir y a evolucionar hacia un amor más sosegado y más auténtico. Como también más generoso el cual no permite la posesión del otro. No hay duda de que resulta bastante arduo y complejo pasar del enamoramiento al amor porque en el camino  van surgiendo infinidad de desilusiones y obstáculos que supondrán una prueba de fuego para consolidar el amor. A mi juicio   sentir por el amado una pasión frenética no requiere mucho esfuerzo, tan sólo dejarse llevar por los impulsos;  lo complicado viene cuando es preciso   indagar  en tu interior para saber si verdaderamente le quieres o no. Como es lógico la manera de amar evoluciona y es necesario adaptarse a su normativa para que una vez terminado el exaltado  enamoramiento la relación de pareja no  acabe rompiéndose por culpa de   lo que  antes creíste ver   maravilloso  ahora en cambio se te hace insoportable. La mayoría de veces el problema del desamor en una pareja viene precedido por el grado   de idealización  con que se ama a  la otra persona. Cuando ese grado de idealización es sublime se corre el riesgo de que la decepción sea grande y a consecuencia de ello    la  convivencia se haga imposible y termine de muy malas maneras. Está claro que si no logramos aceptar tanto  las virtudes como los defectos por igual de la persona que amamos y compartimos nuestra vida no seremos capaces de sostener felizmente una  relación en pareja y por tanto el amor acabará desapareciendo. Aconsejan evolucionar juntos porque no resulta nada positivo callar los desacuerdos por temor a lastimar al otro.   Y sobre todo lo que se debe  tener muy en cuenta es que en los pequeños detalles de la vida diaria es donde se fragua el verdadero amor.  Esta circunstancia es probable   que nos salve del  desamor y ya se sabe lo que el desafecto conlleva, sobre todo  si tras la ruptura queda resquemor: el odio y la vendetta están servidas.   Aunque también puede que  cuando el amor por principio nos hace perder la libertad y nos vuelve dependientes de otra persona, el desamor acaso nos libera.
 
 
 



jueves, 25 de enero de 2018

MENOS LOBOS, VILLALOBOS.

La carismática  diputada del Pepé y Presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, Celia Villalobos para más señas, con el estilo habitual que la caracteriza, días atrás vociferó  con gran jactancia   en un programa de Televisión que con sus 68 tacos de almanaque dice estar físicamente  divina de la muerte y que quiere jubilarse a los 80 años.  Así como lo oyen . Con un par.   No te fastidia  la tiparraca ésta,  con esos cargos de privilegio  que  ostenta cualquiera se apunta a currar hasta llegar a ser octogenario. No hay duda de que existen otras muchas más personas   de la misma opinión  porque casualmente como ella tienen trabajos privilegiados, que resultan cómodos, bien retribuidos y personalmente satisfactorios. ¿Con este chollo laboral quien va a querer jubilarse para luego perder prestigio social, lisonjas, prebendas, etc.?. Por supuesto que nadie está dispuesto a prescindir voluntariamente de esa vida tan atrayente. Pero por desgracia todos sabemos que ésta no es la realidad común. Como tampoco este tipo de individuos son el  espejo donde pueden mirarse los trabajadores con empleos normales y que   son retribuidos con exiguos salarios. Así que no venga ahora esta tiparraca que dispone de un enorme patrimonio y tiene una pensión de lujo garantizada  con estas sandeces de querer trabajar hasta cumplir los ochenta años para tratar de que sigamos su ejemplo. Que  le cuente esta milonga  a un currante que se pasa ocho horas, o las que tercien, encima de un andamio poniendo ladrillos a la intemperie  en pleno invierno. O a cualquiera desventurada trabajadora   del servicio doméstico que al final de su jornada acaba exhausta.  Estoy seguro ambos que la mandarían a la mierda, y con perdón.  Para esta clase de trabajadores no tengo ninguna duda de que les resulta una liberación cumplir los 67 tacos, jubilarse, con el fin de  cobrar la pensión y  poder vivir tranquilos; porque después de tantos años desempeñando una ocupación laboral nada gratificante y agotadora, no creo que les quede un cuerpo divino de la muerte, sino más bien para el desguace.  A mi juicio este desbarre verbal   de la Sra. Villalobos  es una ofensa para quienes tienen un trabajo de lo más normal y una retribución exigua.      Esta claro que  le falta delicadeza y sensibilidad cuando habla con esa displicencia de clase alta sobre este escabroso asunto. Al final lo que  pretenden todos estos politicastros  afines al gobierno  es que sigamos  trabajando cuantos más años mejor  a ver si  morimos antes y   evitarse pagarnos pensión alguna para que ellos sin problema y escrúpulo alguno puedan subirse todos los años esos sueldazos que trincan. Lo tienen bien estudiado los canallas. Desde luego que su presencia en el plató de televisión no ha dejado indiferente a nadie y  sobre todo al colectivo de pensionistas de todo el Estado cuando con actitud de "bocachancla" soltó unos cuantos incendiarios disparates que originó un grandísimo enfado y convulsión a los pensionistas.
Resultado de imagen de villalobos vociferando contra los pensionistas imagenes

( Aquí tenemos a la Sra. Celia Villalobos dormida y jugando al Candy Crush en el Congreso con su iPad. Todo un ejemplo de darnos esas lecciones de trabajo que tanto la gusta ofrecer)

 
Efectivamente su desbarre verbal  ha sido el centro de las iras de los jubilados que  estos días atrás se han manifestado delante del edificio del Congreso de los Diputados  para protestar contra el gobierno por  la vergonzosa y mísera subida  de sus pensiones. Para corroborar  que se trataba de una mierda la subida, portaban un lazo color  marrón.  Puede que  resulte una tanto escatológica la iniciativa  del lazo marrón, pero por otra parte lleva implícita esta decisión un axioma por el hecho de que no es de recibo de que suban la pensiones el mísero 0,25 y el IPC haya subido el 1,30.  Ante esta  injusta circunstancia que en mi opinión  es el origen de su  empobrecimiento crónico,  estoy convencido de que quienes cobran míseras  pensiones para poder hacer frente a los gastos que requiere cubrir las necesidades básicas tendrán que  hacer malabares de  auténtico “tiburón financiero” con los cálculos  de su economía doméstica, pero   seguro que  ni aún así conseguirán  llegar a fin de mes  holgadamente.  Resulta muy triste ver que  las personas mayores después  de haber  estado  cotizando toda su vida laboral se vean en esta dramática situación por culpa de tanto chorizo de guante blanco y  tanto sinvergüenza. También aprovechando la coyuntura catódica, la ínclita Sra. Villalobos, a la que la gusta echar gasolina al fuego para apagar incendios,  emitió un preocupante "aviso para navegantes" que iba destinado a los jóvenes y a los actuales trabajadores entre 40 y 50 años a los cuales advertía que sus pensiones públicas en el futuro no están aseguradas.  Me temo   que con el tiempo cada vez  estarán menos aseguradas  si toda esa chusma política continúa saqueando la hucha de las pensiones.   Pero no se preocupen que esta señora  ya  ha propuesto una esperpéntica solución   para  el cobro  de las pensiones en un futuro . La propuesta   no es  otra que  exhortar  a los jóvenes   que comiencen a ahorrar para su jubilación unos dos euros al mes, menos de los que cuesta una cajetilla de tabaco. Como se ve,  les está diciendo de forma sibilina  que  se vayan pensando en contratar  planes de pensiones privadas con los bancos.  ¿ Pero  qué leches de  contratos de este tipo  pueden hacer los jóvenes currantes  de hoy en día si la mayoría de ellos tienen trabajos precarios o temporales,  exiguamente reenumerados y con la incertidumbre de si podrán o no continuar trabajando el mes siguiente?.    Por otra parte, a mí personalmente me  causa  una tremenda indignación saber que  todos esos sujetos  a los que les han designado   pensiones vitalicias por haber estado unos pocos años desempeñando cargos políticos no van a tener ni el más mínimo problema en seguir cobrándolas en un futuro. Que  Porca miseria  es el  que   una  minoría selectiva y elitista haya nacido  con estrellas  y   esa  mayoría que somos el común de los mortales,   por obra y gracia de sujetos como la diputada de marras que gozan de un  status social de gran nivel nos hayan condenado a nacer   estrellados. Ante esta  terrible  situación vivida y sufrida, no nos queda más alternativa que rebelarse y denunciar todo aquello  que  siga resultándo  injusto y deleznable
 
 

sábado, 6 de enero de 2018

NEGLIGENCIA

 A finales de diciembre del pasado año apareció en los medios de comunicación una  sobrecogedora noticia que a mí personalmente  me causó   tristeza  e indignación.  Y no es para menos, cuando lees que una mujer de 64 años de nacionalidad rumana   fallece después de pasar 12 horas esperando sola en una camilla en la sala de urgencias del hospital San Juan de la Cruz de Úbeda (Jaén). ¿Cómo fue posible que  llevaran en camilla  a esta mujer mayor  al hospital  y nadie fuera  capaz de observarla durante todo este tiempo?  Desconozco cual es el protocolo que hay en  urgencias, pero desde luego lo que  no debiera faltar  es algún sanitario que haga revisiones a los pacientes que esperan su turno para que no ocurran casos como de esta índole.  Creo que   alrededor de  la tres de la madrugada y durante un cambio de turno  el cuerpo  de Aurelia, así se llamaba la infeliz, lo descubrió un celador cuando éste se dio cuenta que la  mujer ya  no respiraba.  Según cuentan,  esta mujer al no atender  a los requerimientos  por megafonía y de viva voz del personal sanitario dieron por hecho  que se había marchado. Excusas de los responsables del hospital a los que debía caérseles la cara de vergüenza.   Hay que ser un perfecto caradura y   auténtico negligente para estar convencido de  que    una mujer que ha sido    trasladada en camilla desde la residencia de mayores donde estaba ingresada al área de urgencias    pueda largarse  del hospital sin más.    A otra que también debería caérsele   la cara de vergüenza y no salir impune de este trágico suceso es la auxiliar de  la residencia donde se encontraba esta mujer  ingresada por haberla dejado sola   en el área de urgencia del hospital en tan lamentable estado.  Es obvio que    la  auxiliar   se  limitó lisa y llanamente  a cumplir el protocolo de la residencia,     despreocupándose de concederle cualquier     gesto humanitario,  como hubiera sido el de esperar a que algún familiar se incorporara junto a aquella mujer  seriamente enferma.  Su falta de empatía  hizo que quedara abandonada a su suerte. Un abandono y olvido  que se prolongó durante doce horas de sufrimiento y que concluyó en el momento que llegó su muerte   en la más  terrible soledad y olvido. Por otra parte, ¿no habría dentro del personal sanitario alguien  con dos dedos de frente para sospechar  de que si la  paciente  hacia caso omiso  a los requerimientos  pudiera deberse a  que no se encontraba en condiciones de atenderlos? Es de suponer que conocerían sobradamente en que grave  situación   acudió a urgencias, por eso es inaceptable creer que  se hubiera marchado. Aunque desgraciadamente se ve que sí que se lo creyeron y ocurrió el trágico desenlace. En mi opinión tanto el personal sanitario   como  la auxiliar de la residencia por su palmaria negligencia son responsables  del fallecimiento de esta persona, aunque   estoy seguro que no habrá condena  alguna para ninguno de ellos.  Lo último que leí sobre este caso, es que estaba bajo investigación judicial   para determinar el por qué   esta mujer  estuvo tantas horas sin ser atendida o cual fue  la causa de su fallecimiento. Me temo que  al final como de costumbre ocurre en estos casos donde ha habido mala praxis por parte de los correspondientes profesionales sanitarios, que  debido a    la protección  del poder político y judicial con que cuentan las instituciones que integran,  lo normal es que todos acaben impunes.   Y si no al tiempo.
 
 
 
 
(Toda negligencia médica siempre tendrá que enfrentarse  a  la indignación popular)

Desconozco si al final  quedará o no todo este asunto en agua de borrajas una vez que concluya   en los juzgados, en cambio lo que es una palmaria   realidad es que  una persona ha fallecido en causas aterradoras y eso ha originado una indignación generalizada entre la opinión pública.  Como también deja bien a las claras el modus operandi de  la Sanidad  en España, a la  que por  cierto, por intereses espurios la chusma política cuando tienen la oportunidad de hacerlo  se jacta en encumbrarla para presumir de ella  y a mi juicio en este patético caso resulta de auténtico tercermundismo. No cabe la menor duda de que el motivo por el que a veces la atención sanitaria española resulte tercermundista  se debe  a los recortes  que ha aplicado el Gobierno de Rajoy  al sistema sanitario de este atribulado  país. Esta permanente disposición  al  "pernicioso tijeretazo" conlleva      a que falten profesionales de la medicina con lo cual  es de prever que     la saturación en urgencias sea algo  habitual.   Pero este denunciable hecho no sirve de excusa para que ocurran dramáticos casos como el que aquí  traigo a colación.   Al margen, de  las antipopulares y dañinas medidas  que a lo largo de todos estos últimos años  el gobierno del Pepé  ha llevado a cabo contra la sanidad pública en España,   lo que quiero dejar constancia es que las situaciones que se dan como las que concierne al asunto del que hablo,  dan mucho que pensar y reflexionar acerca del por qué aparentemente nos estamos deshumanizando.  Parece que no sentimos ningún interés por la gente que se encuentra a nuestro alrededor. Y sobre todo si estamos absortos y aislados dentro  del universo táctil  de Smarfhone. Como forma habitual  nos mostramos con absoluta frialdad y  faltos de empatía. Lo que resulta muy   preocupante es que cada vez es más una realidad   la perdida de valores. Es evidente que esta alarmante situación donde  aparece de forma bastante  generalizada  la deshumanización,  quienes más se ven afectadas son las personas mayores. Por desgracia los ancianos cada vez están más solos y  como podéis comprobar a raíz de este lamentable asunto, las residencias donde suelen pasar la mayoría de ellos sus últimos años de vida,  la frialdad y la burocracia  desprovista la mayoría de veces de lo esencialmente humano, con que los atienden son un claro  síntoma de preocupación. Además tampoco les pueden garantizar una asistencia de calidad porque la mayoría de las residencias están muy justas del personal que profesionalmente los atiende.


prueba